Archivo de la categoría: Familia

Segovía y el transtorno obsesivo compulsivo

Simetría, Segovia diciembre 2016

Simetría, Segovia diciembre 2016

Siempre que voy a Segovia, y últimamente voy al menos una vez al año, lo que tiene el cochinillo, acabo haciendo una foto a los estucados de las casas buscando una simetría perfecta. Y la verdad es que siempre que se presta la ocasión hago una foto simétrica. La obsesión por el orden y la simetría es un síntoma claro del trastorno obsesivo-compulsivo que sin duda puede ser indicio de enfermedad mental.
Desorden, Oporto octubre 2016

Desorden, Oporto octubre 2016

¿Soy un psicópata? Pues parece que no, pues a pesar de mi (moderada?) obsesión por fotografías simétricas no es precisamente el orden y la simetría lo que me rodea. Solo hay que echar un ojo a mis mesas de trabajo, repletas de objetos descolocados que permanecen en el tiempo. Preguntar a quien convive conmigo y lo confirmará (espero :D)
Posado ejemplar, Segovia diciembre 2016

Posado ejemplar, Segovia diciembre 2016

12 de octubre de 2016

Cuando la fiesta nacional yo me quedo en la cama igual, que la música militar nunca me supo levantar. (La mala reputación. George Brassens)

Molina de Aragón, octubre 2016

Molina de Aragón, octubre 2016

Bueno no es verdad, de niño, muy niño, me gustaba ver los desfiles. Por fin un día otoñal, ¡Llueve en Madrid!. Que se lleve la contaminación y el polvo de las calles. También se espera lluvia en el Alto Tajo donde estuvimos el pasado fin de semana y constatamos la sequedad del campo.
Arroyo Horcajo, octubre 2016

Arroyo Horcajo, octubre 2016

A estas alturas del año cuando vas por una pista tienes que llevar cuidado con el barro, en esta ocasión, exagerando, teníamos que tener cuidado de no atascarnos en una duna. El coche acabó lleno de polvo.
Familia, octubre 2016

Familia, octubre 2016

Epilogo: En el mundo no hay mayor pecado que no seguir al abanderado.

Verano 2016

Flor de desierto, agosto 2016

Flor de desierto, agosto 2016

Lo dejamos atrás y repasamos lo acontecido en la estación. Indudablemente lo más relevante y especial fue el viaje a Estados Unido, ya no vamos a hablar de ello, y el resto un poco «que pase el tiempo». Mientras hemos estado en Madrid, hemos sobrevivido de lunes a viernes bajo el aire acondicionado y los fines de semana escape a Peralejos de las Truchas, a disfrutar de la magnífica temperatura de la casa. En agosto dos semanas de vacaciones y una tercera de trabajo pasadas en El Saler.
Ana y la luna, agosto 2016

Ana y la luna, agosto 2016

En cuanto al clima nos ha resultado un verano caluroso y seco. Siento que cada vez me gusta menos el calor. O tal vez sea que sí que hace cada vez más calor. En la web de El tiempo.es se pueden consultar datos históricos. Si comparamos el verano 2015 contra el 2016 en Madrid, vemos que en el año pasado hubo en julio las clásicas olas de calor pero a partir de agosto, con sus altibajos, fue un continúo descenso de temperatura. En 2016 con algún grado menos en julio pero a cambio la temperatura ha sido constante hasta finales de agosto ¡qué empieza a subir! A primeros de septiembre hemos tenido un inusitado máximo de temperatura del verano. Lo nunca visto o, mejor dicho, sufrido por mi. Peor es el dato de precipitaciones, en 2015 hasta 20 días con precipitación. En 2016 solo uno.
Estrella del desierto, agosto 2016

Estrella del desierto, agosto 2016

Hablando de fotografía todo el esfuerzo ha sido en revelar, tratar y exhibir fotos del viaje. Tanto ha sido así que no me he preocupado de hacer más fotos. Tenía el propósito en los días de vacaciones en EL Saler de seguir practicando y aprendiendo retratos y fotografía nocturna. Pero le dediqué poco tiempo y además fallé estrepitosamente en mis planteamientos y preparativos. Un día que decidí hacer foto nocturna había luna llena y nubes. Entonces pensé en hacer fotos combinando luz natural y flash y me encontré un flash sin pilas y el otro sin el cable de conexión. Lo de las pilas tenía arreglo, lo del cable no, así que adiós prácticas de retrato. Lo único destacable: Las fotografías a una preciosa flor de cactus. Flor de un día, como tantas cosas en la vida.

Bryce Canyon & Zion

Bryce Canyon, junio 2016

Bryce Canyon, junio 2016

Después de todo lo que llevábamos visto no espera encontrar ya un paisaje que me impresionara. Pero estaba equivocado el parque del cañón Bryce lo hizo. Llegamos por la tarde del 29 de junio día señalado en la familia. La tormenta nos iba acechando todo el viaje desde Page pero hasta la noche la esquivamos. En este parque hay alojamiento dentro pero el parque es muy pequeño, solo 145 km cuadrados frente a los casi 9.000 km2 de Yellowstone, y tienes el magnifico Ruby’s Inn a 5 min de la entrada. Así que no merece la pena el estar dentro. Lo primero fue alojarnos y rápidamente aceder al parque.
La ciudad dormida, Bryce Canyon, junio 2016

La ciudad dormida, Bryce Canyon, junio 2016

El parque se estructura a lo largo de una carretera no circular (llegas al final y vuelves) que recorre el borde del cañón. La verdad es que no es un cañón como tal sino un ladera empinada que baja a una especie de valle donde «crecen» como churritos unas columnas de piedra llamadas hoodoos que forman un anfiteatro espectacular. Desde la carretera accedes a miradores y a las cabeceras de los senderos que bajan al cañón. Entramos y fuimos hasta el fondo y empezamos a ir parando en los miradores. A diferencia del atardecer de Monument Valley aquí a pesar de las nubes el sol iluminaba con lo que tenía el paisaje perfecto. Y para rematar salió un arcoiris.
Arco iris, Bryce Canyon, junio 2016

Arco iris, Bryce Canyon, junio 2016

Estuvimos hasta que nos pareció razonable ir a cenar al Ruby’s, no puedes apurar o te cierran la cocina. Habíamos leído que tenían fama las costillas y los chuletones. Pues si, ya podemos certificarlo, una cena magnífica. A la salida llovía con ganas.
Navajo loop, Bryce Canyon, junio 2016

Navajo loop, Bryce Canyon, junio 2016

Nos despertamos pronto y volvimos a Bryce para completar la visita haciendo un trail, de los sencillos claro, bajando al cañón. Le llaman el Navajo Loop, nosotros nos despistamos y lo empezamos al revés de lo que suele hacer la gente, bajando por la pendiente suave y subiendo por la empinada. Es muy impresionante también ver las rocas desde abajo.
Zion junio 2016

Zion junio 2016

La visita a Zion la incluímos a última hora en el plan del viaje al encontrarse en el camino hacia Las Vegas desde Bryce y podíamos pasar al menos a verlo. Zion es un cañón del rio Virgen flanqueado por unas montañas rocosas con unaz texturas y formas muy especiales. Resulta espectacular pasar por la entrada Este del parque donde vas viendo las texturas de las montañas y atravesando un túnel excavado en la roca. Como llegamos ya entrada la mañana el parking, que es pequeño del parque estaba lleno. Y es que aunque el parque no es pequeño, 600 km2 aprox., tiene poco «urbanizado».
Texturas Zion, junio 2016

Texturas Zion, junio 2016

La carretera interior solo tiene unos 15 km y solo puedes ir en los autobuses del parque. Tuvimos suerte de encontrar sitio a unos 5 minutos andando de la entrada sur. Es un parque cuya atracción principal son los caminos que acceden a las cumbres de las montañas o los que recorren los cañones, un paraíso para el montañismo con caminatas exigentes. Busqué uno adecuado al poco tiempo que teníamos y nuestras condiciones físicas. Hicimos el Riverside Walk (fácil) y un poco del The Narrows (agotador). Este último consiste en ir por la corriente del río introduciendote en el cañón.
En The Narrows, Zion junio 2016

En The Narrows, Zion junio 2016

La gente preparada va con botas de agua (no las katiuskas de los niños) y nosotros con nuestras chanclas como cuando vamos al río Tajo. Para nuestra sorpresa el agua no estaba fría! no como en el Alto Tajo desde luego. Andamos más de lo que esperaba pues era fácil pero llego un momento que subía el nivel del agua hasta la cintura y justamente no ibámos en traje de baño y ahí ya nos dimos la vuelta. La excursión empieza en la última parada del autobús con lo cual te da para ir viendo el parque. Incluso puedes ver a la gente subiendo a lo alta de las montañas. He visto fotos desde las cumbres y te entran ganas de hacer esos paseos exigentes como el Angels Landing.
Carretera entrada este, Zion junio 2016

Carretera entrada este, Zion junio 2016

Saliendo del parque comimos en un pub irlandés cerca de la entrada. Yo salmón al whisky no mal. Y así cerramos nuestro periplo por parques nacionales de USA en el 2016. Bueno, queda tiempo hasta que acabe el año, quién sabe ..