Archivo de la etiqueta: Interioridades

Cierre de año 2019

Petra, enero 2019

Petra, enero 2019

Diciembre pasa rápido, los días van cuesta bajo. Mucha fiesta y mucho evento no te dan tranquilidad para que la vida pase suavemente. Y en estos días todos nos ponemos a repasar lo ocurrido en el año, lo mejor, lo peor, la mejor película, el mejor libro, … y como no, en mi caso, la mejor fotografía …

Bardenas Reales, abril 2019

Bardenas Reales, abril 2019. Semana Santa 2019

Vamos con la fotografía … como siempre la mayoría de fotografías la he hecho en los viajes, y este 2019 hemos hecho unos cuantos: Empezamos el año en Jordania, luego seguimos en la Semana Santa por Monegros, Pirineos y Bardenas Reales, en julio San Petersburgo y en septiembre, Escocia. Además de escapadas por el Duero Soriano y las habituales de Alto Tajo y L’Albufera

Pirineos, abril 2019

Pirineos, abril 2019. Semana Santa 2019

Muchas fotografías y ninguna destaca tanto como para que se merezca ser «la mejor fotografía del 2019», de modo que he ido repasando la colección y he subido al diario las que me han ido llamando la atención.

Puesta de sol, mayo 2019

Puesta de sol, mayo 2019

Se puede considerar que son fotografías representativas de este 2019, ni mejores ni peores que otras, y ha querido la casualidad que sean 12 fotos. Doce fotos que hubiera quedado muy bien siendo una por mes, pero no ha salido así de redondo. Hay meses que faltan y meses que repiten.

San Petersburgo, julio 2019

San Petersburgo, julio 2019


Este año he mejorado la edición fotográfica, las fases que yo denomino «revelado» y «procesado». He madurado el flujo de trabajo en estas fases apoyado fundamentalmente en el programa On1Photo RAW 2019. Es un programa fácil y completo pero lamentablemente tiene algunos fallos que te complican la vida.

Familia, julio 2019

Familia, julio 2019

También creo que he mejorado en la fotografía macro de bichitos, sobre todo en la fase «captura». Y este año he impreso, fase «exhibición», más, un objetivo que me había marcado el año pasado. Dos de las fotos de esta entrada, ‘Familia’ y ‘San Petersburgo’, están colgadas en las paredes de casa. Solo me ha quedado mejorar la fase «concepción» haciendo algo diferente,.. ya tengo un objetivo para el 2020. ¡Y también hacer más impresiones!. En cuanto al equipo no ha variado nada en el 2019 pero sí espero novedades en el 2020.

Macro, julio 2019

Macro, julio 2019

Hay vida, poca :D, pero la hay más allá de la fotografía: Salud, dinero y amor.

Flamencos, agosto 2019


Flamencos, agosto 2019

Empezando en orden inverso, del amor poco que decir, todo bien, pareja, familia y amigos, todos seguimos aquí y llevándonos bien, incluso alguna oveja descarriada vuelve al rebaño, que fea similitud asemejarnos a borregos.

Elgin, Escocia septiembre 2019

Elgin, Escocia septiembre 2019


De dinero también bien. Tenemos suerte de tener trabajo, un bien escaso en estos tiempo. Pero la suerte se empieza ganando cada día cuando suena el despertador a las 7.

Alto Tajo, octubre 2019

Alto Tajo, octubre 2019


La salud es en lo que he pinchado un poco. No voy a volver a contar lo ya contado, ahí queda. La edad tiene un coste y hay que vivir, sobrevivir, con ello.

Castillo de Berlanga de Duero, noviembre 2019

Castillo de Berlanga de Duero, noviembre 2019

«¿Hay algo ahí fuera?» No puedo decir que me parece que el mundo ha ido a mejor en el 2019 porque me parece que ha ido un poco a peor. Sigue la parálisis económica del primer mundo occidental, los nacional-populismos, la dolorosa migración de los «subdesarrollados», los bloqueos políticos por la división del voto en las democracias y cada vez más desordenes en las calles por descontentos variopintos.

Rello, noviembre 2019

Rello, noviembre 2019

El clima sigue su evolución y a pesar de mucha conferencia poco va a hacerse por remediar la situación. Situación que yo creo ya poco remediable. La entropía sigue su aumento.

Ardiendo

El mes de julio de 2019 ha sido el mes de julio más caluroso en muchos sitios del planeta desde que se tienen registros meteorológicos. A pesar de lo que dice Trump y el primo físico de Rajoy las evidencias demuestran el cambio climático. Sobre las causas podemos discutir (poco) pero sobre los efectos no y las medidas para evitarlos están claras y son urgentes.

Autorretrato, julio 2019

Autorretrato, julio 2019

A parte del calor estival uno ya está quemado del calor laboral … Necesito vacaciones!

Ciclos vitales

Ciudadela Jaca, junio 2019

Ciudadela Jaca, junio 2019

En algún momento de mi vida oí o leí sobre los ciclos vitales de una persona. Una teoría que supone que cada persona tiene unos ciclos asociados a aspectos corporales y mentales a modo de ondas de distintas frecuencias: El ciclo de la mente, del corazón, de la alegría, del estomago, del conocimiento … ciclos que suben y bajan … Cuando muchos de estos ciclos te coinciden ascendiendo te encuentras muy bien físicamente, eufórico mentalmente, y consigues grandes logros. Y al reves, si los tienes de bajada no das pie con bola, todo te sale mal y enfermas. Esoterismo puro.
Al paso, Alto Tajo mayo 2019

Al paso, Alto Tajo mayo 2019

El caso es que a lo largo de los años he observado que en el último tercio de la primavera, de finales de mayo a finales de junio, suelo tener un bajón, sobre todo mental. No todos los años, pero si los suficentes como para tener esa impresión. Es un contraste con el inicio de primavera, finales de marzo, que lo suelo tener asociado a momento de subidón. Sea o no por ciclos vitales, el caso es que este año el fin de primavera no ha sido una buena época. El mes de junio se me ha pasado enredado con temas médicos y ciertamente, no he estado muy feliz. Tampoco nada muy grave teniendo en cuenta que químicamente mi cerebro funciona para no ser infeliz.
Día de playa, El Saler mayo 2019

Día de playa, El Saler mayo 2019

La primera semana de junio tuve un TAC y 24 horas de Holter colgando. El fin de semana tuve molestias físicas en la zona torácia que me llenaron de dudas sobre la situación. La segunda semana de junio era cuando tenía que irme de viaje a ayudar a un reto deportivo-solidario y en la situación que me encontraba no estaba muy seguro de si podía sufrir una ataque cardíaco o entrar en «modo pánico mental». Así que decidí ir directo el lunes a asegurarme de que mis condiciones físicas eran las adecuadas para hacer ese viaje: A las urgencias del hospital La Paz. Ahora mirando hacía atrás no lo volvería a hacer, pero en ese momento me pareció la mejor de las ideas. Una forma eficaz de salir de dudas. Eficaz y rápida, una revisión y tendría un diagnóstico que despejaría todas las dudas: Puedo o no puedo.
Frontera franco-navarra, junio 2019

Frontera franco-navarra, junio 2019

Pero no, rápida no fue la cosa … Me levanté, despaché los asuntos domésticos y para el hospital que me fuí. Hay que reconocer lo bien que funcionan en Urgencias para algunas cosas, decir que tengo un problema de corazón y me duele el pecho para estar antes de que me diera cuenta en una sala con 20 médicos observándome, conectado a no se cuantos aparatos y pinchado varias veces. Todas las informaciones que me dan sobre sus observaciones son positivas pero me meten en una sala a esperar. ¿Esperar qué? Si me había parecido impresionante la velocidad de reacción a la entrada ahora me iba a quedar impresionado de la lentitud del protocolo. La información te la van dando con cuentagotas. Hay que esperar resultados, ¿de qué?, de las pruebas ¿qué pruebas?, de los análisis que te han hecho a la entrada ¿y cuánto tiempo? no se sabe, ale, espera, espera, espera …
Transpyr, junio 2019

Transpyr, junio 2019

Poco a poco fui recabando información, me habían metido en el protocolo de infartos. Eso supone hacer un análisis para detectar una proteina, la troponina, que lleva su tiempo y si además tienes el hospital lleno de pacientes con análisis como era el caso, más. A esperar que le llegue su turno. Al mediodía tenía claro que mi intención de tener una respuesta rápida se había desvanecido en el protocolo. El análisis en cuestión además lo repiten a las 5 horas y por supuesto va a la cola de lo que haya. Podría explayarme más sobre esta experiencia, de las situaciones y las personas que me rodearon, pero me llevaría tanto tiempo y hay tantas cosas, que si no contar al menos reseñar, que lo dejo aquí. A las 23:30 salí del hospital ya con el convencimiento que el dolor y la cardiopatía de la aorta no tenían nada que ver. La vida sigue y hay más cosas que contar.

Fin de curso 2019

Flor de aire, mayo 2019

Flor de aire, mayo 2019

Siempre el «final de curso», analogía escolar, es una temporada complicada en el trabajo. Sobre todo la primera quincena de julio, bastante estresante. Este año la última semana de Mayo y la segunda de junio venían con eventos laborales/solidarios variado que en cierta forma complicaban mi vida en la que cada vez aprecio más la rutina. Una reunión de tres días en Córdoba y un voluntariado de 5 en una actividad compartida por mi empresa y la fundación donde esta mi hijo. Para rematar esta época de no-rutina, se ha cruzado un asunto de salud, que me ha deparado un sinfin de citas médicas de las que todavía no me he librado.
L'Albufera,  mayo 2019

L’Albufera, mayo 2019

Yo me encontraba muy bien. Después de una lesión muscular leve a finales de noviembre y que se prolongo hasta enero, estaba teniendo una continuidad deportiva extraordinaria. Estaba en buena forma. Pero tenía decidido hacerme un reconocimiento médico simplemente por precaución como suelo hacer cada 2 años. Al reconocimiento llegué el 28 de mayo con la confianza de reafirmar mi buen estado de salud. Solo estaba teniendo unas ciertas molestias, casi no lo definiría como dolor, en el costado izquierdo, por la axila, a veces yendo al pectoral o la dorsal, un tanto difuso. En alguna respiración notaba algún pinchazo nada alarmante pero estaba en alerta a la espera de la radiografía de tórax. Todo iba fenomenal, en las pruebas que me hacían y se podía ver el resultado me daban noticias positivas, muy bien con el doctor de medicina general que no supo decirme la molestia de donde podía venir pero sin darle importancia …
Goian Bego, Aurizberri, junio 2019

Goian Bego, Aurizberri, junio 2019

Hasta que llegó la cardiología que era lo último. No sé si fue casualidad o vío algo en el electrocardiograma el caso es que la doctora me hizo una ecocardiografía y ahí tacham tacham ven una anomalía: La aorta en su parte ascendente muestra una dilatación, aneurisma. Sin alarmismos la doctora me lo cuenta y me dice que hay que confirmarlo con un TAC. La dilatación de la aorta suele estar asociado a fumadores, diabéticos, colesterol alta, tensión alta, ninguna de las causas me aplican. Por si acaso me manda una prueba, un holter de tensión. Ahí va la feria, desde entonces va a ser un no parar de médicos. Me voy a Córdoba con la noticia recién puesta en mi cabeza y sin forma de echarla fuera.
Flor de cactus, mayo 2019

Flor de cactus, mayo 2019

Morir hay que morir de algo y ya puestos prefiero algo rápido, aunque se repentino, que andar agonizante mucho tiempo, minando en el camino la salud de mis cercanos. Me aterra la idea de estar muriendo durante meses y tener una vejez larga invalido. Así que bien mirado un aneurisma es rápido y te ahorras las penurias de la vejez. Estupendo, muy estoico, pero luego, en la noche solitaria, te entran los temores. Sea porque fuera evolución normal o alimentada por mi ansiedad, el dolor torácico era cada vez más frecuente e intenso. Al volver a Madrid, el TAC confirma la dilatación y un Holter de tensión que no tengo hipertensión. No voy a extender más esta entrada para no hacerla interminable. Pero ya contaré como acabé 15 horas en urgencias. Toda una experiencia para escribir. De momento, pausamos el relato.