Archivo de la categoría: Naturaleza

Fauna, flora, macros …

Noruega bajo 0

Hace años, apunté Cabo Norte (Nordkapp) en una lista de viajes deseados, supongo que por el exotismo de ir al punto más septentrional de Europa. Con el tiempo el interés en ese sitio se había diluido, tal vez por los comentarios de la gente que había estado por allí y no les había merecido la pena.

Cabo Norte, febrero 2020

Cabo Norte, febrero 2020

En el viaje a Islandia de agosto 2018 no vimos auroras boreales, aunque llegue a vislumbrarlas, y nos quedamos con las ganas. Dado que Noruega es uno de los lugares mejores para ver auroras, Nordkapp, no como destino pero si su zona, el norte de Noruega, volvió a aparecer como posible viaje. Objetivo: Ver auroras y a ser posible fotografiarlas. Para verlas hay que tener la mayor horas de noche posible, sin luna y cerca de los equinoccios que es cuando hay mayor actividad solar. Los días alrededor del 23 de febrero, luna nueva, cumplían con todos estas condiciones. Y además estar alejados de contaminación lumínica claro.
Ártico., Noruega, febrero 2020

Ártico., Noruega, febrero 2020

Buscando información vimos que la naviera Hurtigruten tiene una ruta desde Bergen a Kirkenes y vuelta (12 días) que por lo tanto hace un recorrido por los fiordos del norte y justamente «vende» las auroras como una atracción. Nos pareció una buena opción pero recortando el viaje y dejando el trayecto solo por encima del circulo polar ártico. Optamos por ir de Tromso a Kirkenes y vuelta, lo que nos daba cuatro noches para intentar verlas. Y las vimos, las cuatro noches tuvimos aviso de northern lights. La primera nos avisaron cuando ya estábamos durmiendo, no sé la hora, no fui capaz de levantarme. La segunda, justo al acabar de cenar, sobre las 9:30 pero fue muy pequeña y breve. La tercera, la mejor, el aviso fue sobre las 2 de la mañana, durmiendo, pero a pesar del sueño miré por la ventana y vi dos penachos ascendiendo. Me vestí sobre el pijama y salí a la carrera. Las luces fueron intensas y muy dinámicas, en forma de penacho ascendían por un punto cardinal y descendían por otro. La cuarta noche el aviso fue justo antes de cenar, al filo de las 21:00. Fueron unas luces horizontales largas en duración, una hora, y en longitud, y a momentos de buena intensidad, un fin de fiesta precioso.
Aurora boreal, febrero 2020

Aurora boreal, febrero 2020

Fotografiarlas fue otra historia. Al ir en barco no me había puesto el listón muy alto. Al desplazamiento en dirección de la marcha hay que contar con el aleatorio cabeceo y oscilación, de arriba a abajo, de derecha a izquierda, que tiene este medio de transporte. Imposible para una foto que requiere un mínimo de 2 segundos de exposición te pongas como te pongas. Si además añadimos fuerte viento reforzado por el movimiento del barco, la nieve que se levanta, vuela y te mancha la lente, la oscuridad que no te permite tener seguridad en el enfoque, la prisa en disparar por si desaparece la aurora y el frio en los dedos que no te deja pensar … La fotografía un churro … pero un bonito recuerdo! Estoy satisfecho.
Bryggen, Bergen, febrero 2020

Bryggen, Bergen, febrero 2020

Para completar una semana de (merecidísimas) vacaciones hemos estado en Bergen, bonita ciudad, y así de paso ver algo de los fiordos del sur. El tiempo nos ha respetado mucho, ¡por supuesto frio! pero íbamos bien preparados, y hemos podido hacer todo lo que teníamos planificado. Éxito total. Contaremos más cosas.
Fiordo Nærøy, marzo 2020

Fiordo Nærøy, marzo 2020

Nota al margen: En la semana que hemos estado fuera el coronavirus se ha despendolado, en el mundo y en España. Y nos va a cambiar nuestra vida cotidiana. Lo que nos queda por ver.

Cierre de año 2019

Petra, enero 2019

Petra, enero 2019

Diciembre pasa rápido, los días van cuesta bajo. Mucha fiesta y mucho evento no te dan tranquilidad para que la vida pase suavemente. Y en estos días todos nos ponemos a repasar lo ocurrido en el año, lo mejor, lo peor, la mejor película, el mejor libro, … y como no, en mi caso, la mejor fotografía …

Bardenas Reales, abril 2019

Bardenas Reales, abril 2019. Semana Santa 2019

Vamos con la fotografía … como siempre la mayoría de fotografías la he hecho en los viajes, y este 2019 hemos hecho unos cuantos: Empezamos el año en Jordania, luego seguimos en la Semana Santa por Monegros, Pirineos y Bardenas Reales, en julio San Petersburgo y en septiembre, Escocia. Además de escapadas por el Duero Soriano y las habituales de Alto Tajo y L’Albufera

Pirineos, abril 2019

Pirineos, abril 2019. Semana Santa 2019

Muchas fotografías y ninguna destaca tanto como para que se merezca ser «la mejor fotografía del 2019», de modo que he ido repasando la colección y he subido al diario las que me han ido llamando la atención.

Puesta de sol, mayo 2019

Puesta de sol, mayo 2019

Se puede considerar que son fotografías representativas de este 2019, ni mejores ni peores que otras, y ha querido la casualidad que sean 12 fotos. Doce fotos que hubiera quedado muy bien siendo una por mes, pero no ha salido así de redondo. Hay meses que faltan y meses que repiten.

San Petersburgo, julio 2019

San Petersburgo, julio 2019


Este año he mejorado la edición fotográfica, las fases que yo denomino «revelado» y «procesado». He madurado el flujo de trabajo en estas fases apoyado fundamentalmente en el programa On1Photo RAW 2019. Es un programa fácil y completo pero lamentablemente tiene algunos fallos que te complican la vida.

Familia, julio 2019

Familia, julio 2019

También creo que he mejorado en la fotografía macro de bichitos, sobre todo en la fase «captura». Y este año he impreso, fase «exhibición», más, un objetivo que me había marcado el año pasado. Dos de las fotos de esta entrada, ‘Familia’ y ‘San Petersburgo’, están colgadas en las paredes de casa. Solo me ha quedado mejorar la fase «concepción» haciendo algo diferente,.. ya tengo un objetivo para el 2020. ¡Y también hacer más impresiones!. En cuanto al equipo no ha variado nada en el 2019 pero sí espero novedades en el 2020.

Macro, julio 2019

Macro, julio 2019

Hay vida, poca :D, pero la hay más allá de la fotografía: Salud, dinero y amor.

Flamencos, agosto 2019


Flamencos, agosto 2019

Empezando en orden inverso, del amor poco que decir, todo bien, pareja, familia y amigos, todos seguimos aquí y llevándonos bien, incluso alguna oveja descarriada vuelve al rebaño, que fea similitud asemejarnos a borregos.

Elgin, Escocia septiembre 2019

Elgin, Escocia septiembre 2019


De dinero también bien. Tenemos suerte de tener trabajo, un bien escaso en estos tiempo. Pero la suerte se empieza ganando cada día cuando suena el despertador a las 7.

Alto Tajo, octubre 2019

Alto Tajo, octubre 2019


La salud es en lo que he pinchado un poco. No voy a volver a contar lo ya contado, ahí queda. La edad tiene un coste y hay que vivir, sobrevivir, con ello.

Castillo de Berlanga de Duero, noviembre 2019

Castillo de Berlanga de Duero, noviembre 2019

«¿Hay algo ahí fuera?» No puedo decir que me parece que el mundo ha ido a mejor en el 2019 porque me parece que ha ido un poco a peor. Sigue la parálisis económica del primer mundo occidental, los nacional-populismos, la dolorosa migración de los «subdesarrollados», los bloqueos políticos por la división del voto en las democracias y cada vez más desordenes en las calles por descontentos variopintos.

Rello, noviembre 2019

Rello, noviembre 2019

El clima sigue su evolución y a pesar de mucha conferencia poco va a hacerse por remediar la situación. Situación que yo creo ya poco remediable. La entropía sigue su aumento.

Dilema

Lo que hace un dilema es poner a un individuo en una situación de duda, debatiéndose entre dos alternativas.

Aigüestortes, abril 2019

Aigüestortes, abril 2019


Tengo dos sistemas fotográficos, el de Nikon, basado en una cámara de formato completo (FF) cuyo uso principal es de estudio, retratos y bodegones, y por la especificidad de los objetivos, macro, paisajes y nocturnas. Y el de Fujifilm basado en cámara con sensor APS-C y sin espejo que compré para viajes, gentes y foto callejera por su menor tamaño y peso. Las cámaras FF sean reflex o sin espejo al tener un sensor más grande obliga a objetivos más grandes y pesados pero a cambio da mucho más margen creativo al tener unas profundidades de campo más reducidas.
Saint Andrews, septiembre 2019

Saint Andrews, septiembre 2019

Recientemente Nikon ha sacado, tarde, una sin espejo APS-C pero no parece que vaya a tener en esa línea lentes profesionales como tiene Fuji.

El problema viene cuando se cruzan dos motivos a fotografiar como viaje y paisajes donde hay ventajas/desventajas en un sistema y en el otro. ¿Cuál escojo? O cuando se trata de cubrir un motivo del que no dispongo equipo apropiado en ninguno de los dos sistemas como son los animales. ¿En dónde invierto?

Luna, Alto Tajo, octubre 2019

Luna, Alto Tajo, octubre 2019


En mis últimos viajes desde 2015 (salvo en Jordania por avería) he llevado el sistema Fuji, X-T1 con 18-135, 930 gramos al cuello. Para Escocia, y también en Pirineos, preferí llevar Nikon a pesar de que el objetivo es corto en el tele, 24-70, y a pesar del peso, que cámara y objetivo son 1.880 gramos. Todo por tener el gran angular del 24. Lo malo es que en el último viaje me resentí de la espalda por una caída… ¿tal vez el peso del equipo va a tener peso en la decisión de qué equipo llevar?
Buitre, octubre 2019

Buitre, octubre 2019

Y para fauna, en previsión de un viaje safari, o para aves en L’Albufera, necesito un tele largo. Nikon tiene el 200-500 no muy caro para ser Nikon, 1.520 €, pero pesa 2.300 gr. … uff, no lo veo para desplazamientos largos. Fuji tiene el 100-400 (eq. 150-600) más comedido en peso, es APS-C, 1.375 gr. pero más caro 1.800 €. Nunca hay un claro ganador. Así que dilema para futuro próximo: ¿potencio y mantengo Fuji para viajes? ¿Espero a ver como evoluciona Nikon en el campo de las sin espejo APS-C?

Bosque, julio 2019

Bosque, julio 2019

De momento y considerando que el peso es un argumento de peso, si quiero ir lo más ligero posible, la alternativa es potenciar Fuji, adquiriendo el 100-400 para animalitos y claro, la X-T1 no está en buenas condiciones, habría que ir a por una X-T3. Y ya puestos un 16 (eq.24) 1.4, angular y luminoso para paisajes y nocturnas y así viajar siempre con el sistema más liviano. Claro que el «peso en dineros» a día de hoy sería 1.800 + 1.490 + 950 = mucha pasta … así que como no hay prisa, a verlas venir.

Clase de pintura, San Petersburgo, julio 2019

Clase de pintura, San Petersburgo, julio 2019

Escocia 2019 (VII) Alojamientos

En este viaje a Escocia nos hemos alojado en cuatro hoteles y tres ‘Bed and Breakfast‘ (B&B). Ganan los B&B por goleada. El primer hotel fue un Ibis cerca del aeropuerto, buena idea, pero que tenía un parking pequeño y para cuando llegamos ya no había sitio. Tuvimos que aparcar en otro hotel a 30 minutos andando lo que nos obligó a coger taxi para dejar y para recoger el coche. La habitación minúscula y el desayuno regular.

Leanach Cottage, Culloden Battlefield, septiembre 2019

Leanach Cottage, Culloden Battlefield, septiembre 2019

El siguiente hotel en Pitlochry, el Hidro Hotel, lo contrario, la habitación inmensa pero vieja y destartalada. Un hotel antiguo que se ha quedado viejo. El desayuno, para mi gusto, un poco grasiento. Y la ubicación regular, un poco alejado del centro del pueblo, cuesta arriba, que fuimos capaces de perdernos al volver de una cena. En Inverness estuvimos en un B&B, Roseneath Guest House, bien situado y con habitación no generosa pero suficiente, y desayuno aceptable.
'Hilton House', Fort Augustus, septiembre 2019

‘Hilton House’, Fort Augustus, septiembre 2019

En Dornie (Eilean Donan) el alojamiento, un B&B, Donan House, al ladito del castillo, impecable habitación y desayuno estándar, el problema es que ese pueblo solo tiene un restaurante y te quedas sin cenar, pero ya hablaremos del tema manduca. Y la joya de la corona, el mejor sitio del viaje: Tigh A Raoin, en Skye, cerca de Portree. La habitación grande, bonita, limpia. El desayuno maravilloso. Fiona, la dueña, es más que atenta, ¡qué amabilidad!. El día de la partida no tuvo inconveniente en levantarse muy temprano para prepararnos el desayuno ¡Y darnos una bolsa con comida para el viaje! Si vuelvo a Skye, ese es mi sitio.
Castillo, Edimburgo, septiembre 2019

Castillo, Edimburgo, septiembre 2019

En Loch Lommond estuvimos en el hotel The Inn, en dos habitaciones, bien. Al lado de la orilla del lago, pudimos dar un paseo. Y en Edimburgo, el último hotel, el iHoliday, el más surrealista. Una casa antigua en la zona de Murray Fields, regentada por unos hindúes, que le haría falta una profunda renovación y algo de limpieza. Sin parking, pero menos mal que al ser ya fin de semana no había que pagar en la calle y había sitios.
iHoliday Hotel, Edimburgo, septiembre 2019

iHoliday Hotel, Edimburgo, septiembre 2019

En cuanto a la comida fuimos cada día buscando alternar carnes y pescados, salmón fundamentalmente en todas sus variantes. En el día las comidas eran lógicamente sobre la marcha y en la noche en los hoteles o cerca, … pero ojo, en Escocia no es tan sencillo y encontramos algunos problemas. La primera noche en Pitlochry pensábamos cenar en el hotel y no había mesa. En el pueblo nos costó encontrar sitio, un italiano ni fu ni fa. Para la noche siguiente reservamos con tiempo. El mayor problema lo encontramos en Dornie, ya contado, donde acabamos cenando sandwiches en el coche.
Oveja, Skye, septiembre 2019

Oveja, Skye, septiembre 2019

En Skye el primer día nos costó encontrar mesa para comer. Portree es pequeño y está muy lleno de turistas. Los lugareños no se complican la vida, van sobrados y no se esfuerzan. Cenamos muy bien en Sea Breezes, muy recomendable. Llevabamos reserva desde España pero como cenamos tarde, de la carta había muchas platos «finito». Lo mismo nos pasó la noche siguiente cenamos los platos que quedaban, y suerte. En Edimburgo también nos costó encontrar sitio pero al final en lo que parecía, era, un americano de hamburguesas pudimos tomar un gumbo muy decente. Así que si quieres cenar bien en Escocia, reserva y no ves muy tarde, que hay mucho turista que acaban con las existencias.