Dilema

Lo que hace un dilema es poner a un individuo en una situación de duda, debatiéndose entre dos alternativas.

Aigüestortes, abril 2019

Aigüestortes, abril 2019


Tengo dos sistemas fotográficos, el de Nikon, basado en una cámara de formato completo (FF) cuyo uso principal es de estudio, retratos y bodegones, y por la especificidad de los objetivos, macro, paisajes y nocturnas. Y el de Fujifilm basado en cámara con sensor APS-C y sin espejo que compré para viajes, gentes y foto callejera por su menor tamaño y peso. Las cámaras FF sean reflex o sin espejo al tener un sensor más grande obliga a objetivos más grandes y pesados pero a cambio da mucho más margen creativo al tener unas profundidades de campo más reducidas.
Saint Andrews, septiembre 2019

Saint Andrews, septiembre 2019

Recientemente Nikon ha sacado, tarde, una sin espejo APS-C pero no parece que vaya a tener en esa línea lentes profesionales como tiene Fuji.

El problema viene cuando se cruzan dos motivos a fotografiar como viaje y paisajes donde hay ventajas/desventajas en un sistema y en el otro. ¿Cuál escojo? O cuando se trata de cubrir un motivo del que no dispongo equipo apropiado en ninguno de los dos sistemas como son los animales. ¿En dónde invierto?

Luna, Alto Tajo, octubre 2019

Luna, Alto Tajo, octubre 2019


En mis últimos viajes desde 2015 (salvo en Jordania por avería) he llevado el sistema Fuji, X-T1 con 18-135, 930 gramos al cuello. Para Escocia, y también en Pirineos, preferí llevar Nikon a pesar de que el objetivo es corto en el tele, 24-70, y a pesar del peso, que cámara y objetivo son 1.880 gramos. Todo por tener el gran angular del 24. Lo malo es que en el último viaje me resentí de la espalda por una caída… ¿tal vez el peso del equipo va a tener peso en la decisión de qué equipo llevar?
Buitre, octubre 2019

Buitre, octubre 2019

Y para fauna, en previsión de un viaje safari, o para aves en L’Albufera, necesito un tele largo. Nikon tiene el 200-500 no muy caro para ser Nikon, 1.520 €, pero pesa 2.300 gr. … uff, no lo veo para desplazamientos largos. Fuji tiene el 100-400 (eq. 150-600) más comedido en peso, es APS-C, 1.375 gr. pero más caro 1.800 €. Nunca hay un claro ganador. Así que dilema para futuro próximo: ¿potencio y mantengo Fuji para viajes? ¿Espero a ver como evoluciona Nikon en el campo de las sin espejo APS-C?

Bosque, julio 2019

Bosque, julio 2019

De momento y considerando que el peso es un argumento de peso, si quiero ir lo más ligero posible, la alternativa es potenciar Fuji, adquiriendo el 100-400 para animalitos y claro, la X-T1 no está en buenas condiciones, habría que ir a por una X-T3. Y ya puestos un 16 (eq.24) 1.4, angular y luminoso para paisajes y nocturnas y así viajar siempre con el sistema más liviano. Claro que el «peso en dineros» a día de hoy sería 1.800 + 1.490 + 950 = mucha pasta … así que como no hay prisa, a verlas venir.

Clase de pintura, San Petersburgo, julio 2019

Clase de pintura, San Petersburgo, julio 2019

En el otoño de 2019

Alto Tajo, octubre 2019

Alto Tajo, octubre 2019

Hablando de Escocia se han pasado dos tercios del otoño. Siguiendo la tónica de los últimos años, la estación intermedia ha sido ‘comida’ por las estaciones extremas.
Rio Tajo, octubre 2019

Rio Tajo, octubre 2019

Así la primera mitad fue más bien verano, con temperaturas cálidas y días secos a excepción de episodios breves y localizados de lluvias torrenciales y la segunda más bien invierno, fría, lluviosa y con nevadas. Del ‘veroño’ al ‘inviernoño’.
Familia seteando, noviembre 2019

Familia seteando, noviembre 2019

Solo unos pocos días de verdadero otoño, frescos pero sin frio y cambiantes de sol, nubes y lluvia. Este año tuvimos suerte y coincidió un fin de semana con esos días y pudimos recolectar unas cuantas setas de cardo.
Atardecer en Rello, noviembre 2019

Atardecer en Rello, noviembre 2019

En este tiempo se recupera la «normalidad» asociada a la vuelta de vacaciones. Cuando había elementos familiares en edad escolar llamábamos «el curso». Días de trabajo, actividades extra-laborales, fines de semana que se te hacen muy cortos …
Cielo y tierra soriana, noviembre 2019

Cielo y tierra soriana, noviembre 2019

A parte de ir a nuestra casa del Alto Tajo, hemos tenido una excursión gastronómica-cultural al Duero Soriano. Y poco más, disfrutando de los colores del otoño.
Extasis románico, San Estebán de Gormaz, noviembre 2019

Extasis románico, San Estebán de Gormaz, noviembre 2019

Escocia 2019 (VIII y fin) La fotografía

Dunvegan, Skye, septiembre 2019

Dunvegan, Skye, septiembre 2019

Siempre digo: «No hago viajes fotográficos, ni fotografía de viajes, solo fotos en los viajes.» Ya, …, aparte de la veracidad o no de la frase, este viaje a Escocia si que tenía una componente importante de viaje fotográfico. Para empezar una fuente de inspiración del trayecto que seguimos fue el viaje fotográfico de un fotógrafo americano. Aunque tratándose de Escocia tampoco es muy difícil preparar un viaje, hay mucho paisaje y los paisajes son extraordinarios. La familia no solo de acuerdo sino además implicada. 🙂

Skye, septiembre 2019

Skye, septiembre 2019

Iba con varias fotos en la cabeza: Puesta de sol en los lagos con nubes de colores reflejándose en el agua, la catedral de Saint Andrews transmitiendo la soledad de las ruinas, el castillo de Eilean Donan a la puesta de sol, nocturna y amanecer, el atardecer en el Quiraing, con luces y sombras sobre las colinas. la puesta de sol en Neist Point, …

Faro de Neist Point, Skye, septiembre de 2019

Faro de Neist Point, Skye, septiembre de 2019

Pero luego las circunstancias del viaje te van condicionando. Sobre todo las climatológicas: qué es eso de una puesta de sol, pudiendo llenarse el cielo de nubes grises metálicas y uniformes sin detalles. O con una manta de agua y viento cayendo. Y de soledad poca, el turismo va desbocado (yo no :D) y los lugares están llenos de personas en medio de tu foto. Y luego yo soy el primero que llegado fin de día está deseando cenar y descansar después de tanto trajín y hacer una puesta de sol se le hace cuesta arriba si además está lejos del hotel o restaurante. Por las noches, revisando las fotos, me quedaba con la sensación que no había aprovechado bien el día. Pero ahora después de procesar las fotos veo que he hecho un buen puñado de bonitas tomas.

Loch Chon, septiembre 2019

Loch Chon, septiembre 2019

«La cámara no hace las fotos, las haces tu.» Pues si, pero ayuda elegir bien la cámara dentro de las posibilidades que tengas. Salvo en Jordania por la avería del objetivo, desde las navidades de 2014, he viajado con la fuji X-T1 y el 18-135 (eq. 28-200). En Escocia iba a hacer paisajes y para paisajes el eq 28 se me queda estrecho. Así que tocaba coger el 24-70 de Nikon con la D810, equipo pesado, de peso y de calidad, pero adecuado para los objetivos fotográficos deseados.

The Quiraing, Skye, Septiembre 2019

The Quiraing, Skye, Septiembre 2019

Super equipo. El 70 de Nikon se queda corto para detalles pero en este caso era más importante tener angular que tele. Un 24-120 es más oportuno para viajes pero no lo tengo. Por si acaso cogí el 70-300 malillo, pero como suele pasar no lo puse más que una vez porque vi a una rapaz, que por supuesto al final no pude pillar. Disparador remoto, filtros ND y el trípode de viaje, Benro C1682TB0, que ya lleva viajando conmigo desde el verano de 2012, completaron el equipamiento.

Catedral Elgin, septiembre 2019

Catedral Elgin, septiembre 2019

Y el resultado creo que ha sido bueno! Iba ahora a hacer una disquisición sobre el equipo para futuros viajes pero, para no extender y retrasar esta, lo voy a dejar para otra entrada. De momento hasta aquí Escocia ¡y esta vez si he hecho galería!

Escocia 2019 (VII) Alojamientos

En este viaje a Escocia nos hemos alojado en cuatro hoteles y tres ‘Bed and Breakfast‘ (B&B). Ganan los B&B por goleada. El primer hotel fue un Ibis cerca del aeropuerto, buena idea, pero que tenía un parking pequeño y para cuando llegamos ya no había sitio. Tuvimos que aparcar en otro hotel a 30 minutos andando lo que nos obligó a coger taxi para dejar y para recoger el coche. La habitación minúscula y el desayuno regular.

Leanach Cottage, Culloden Battlefield, septiembre 2019

Leanach Cottage, Culloden Battlefield, septiembre 2019

El siguiente hotel en Pitlochry, el Hidro Hotel, lo contrario, la habitación inmensa pero vieja y destartalada. Un hotel antiguo que se ha quedado viejo. El desayuno, para mi gusto, un poco grasiento. Y la ubicación regular, un poco alejado del centro del pueblo, cuesta arriba, que fuimos capaces de perdernos al volver de una cena. En Inverness estuvimos en un B&B, Roseneath Guest House, bien situado y con habitación no generosa pero suficiente, y desayuno aceptable.
'Hilton House', Fort Augustus, septiembre 2019

‘Hilton House’, Fort Augustus, septiembre 2019

En Dornie (Eilean Donan) el alojamiento, un B&B, Donan House, al ladito del castillo, impecable habitación y desayuno estándar, el problema es que ese pueblo solo tiene un restaurante y te quedas sin cenar, pero ya hablaremos del tema manduca. Y la joya de la corona, el mejor sitio del viaje: Tigh A Raoin, en Skye, cerca de Portree. La habitación grande, bonita, limpia. El desayuno maravilloso. Fiona, la dueña, es más que atenta, ¡qué amabilidad!. El día de la partida no tuvo inconveniente en levantarse muy temprano para prepararnos el desayuno ¡Y darnos una bolsa con comida para el viaje! Si vuelvo a Skye, ese es mi sitio.
Castillo, Edimburgo, septiembre 2019

Castillo, Edimburgo, septiembre 2019

En Loch Lommond estuvimos en el hotel The Inn, en dos habitaciones, bien. Al lado de la orilla del lago, pudimos dar un paseo. Y en Edimburgo, el último hotel, el iHoliday, el más surrealista. Una casa antigua en la zona de Murray Fields, regentada por unos hindúes, que le haría falta una profunda renovación y algo de limpieza. Sin parking, pero menos mal que al ser ya fin de semana no había que pagar en la calle y había sitios.
iHoliday Hotel, Edimburgo, septiembre 2019

iHoliday Hotel, Edimburgo, septiembre 2019

En cuanto a la comida fuimos cada día buscando alternar carnes y pescados, salmón fundamentalmente en todas sus variantes. En el día las comidas eran lógicamente sobre la marcha y en la noche en los hoteles o cerca, … pero ojo, en Escocia no es tan sencillo y encontramos algunos problemas. La primera noche en Pitlochry pensábamos cenar en el hotel y no había mesa. En el pueblo nos costó encontrar sitio, un italiano ni fu ni fa. Para la noche siguiente reservamos con tiempo. El mayor problema lo encontramos en Dornie, ya contado, donde acabamos cenando sandwiches en el coche.
Oveja, Skye, septiembre 2019

Oveja, Skye, septiembre 2019

En Skye el primer día nos costó encontrar mesa para comer. Portree es pequeño y está muy lleno de turistas. Los lugareños no se complican la vida, van sobrados y no se esfuerzan. Cenamos muy bien en Sea Breezes, muy recomendable. Llevabamos reserva desde España pero como cenamos tarde, de la carta había muchas platos «finito». Lo mismo nos pasó la noche siguiente cenamos los platos que quedaban, y suerte. En Edimburgo también nos costó encontrar sitio pero al final en lo que parecía, era, un americano de hamburguesas pudimos tomar un gumbo muy decente. Así que si quieres cenar bien en Escocia, reserva y no ves muy tarde, que hay mucho turista que acaban con las existencias.