Semana 3 de confinamiento

Maspalomas, Gran Canaria, enero 2013

Maspalomas, Gran Canaria, enero 2013

Bueno! Llevamos tres y no vamos a hacer adivinanzas de cuántas más. Al día. La semana ha pasado rápida, con mucho trabajo. Y está resultando como esperaba, nos vamos acomodando a la situación y ya hay pocos momentos «de lo que teníamos y de lo que hubiéramos tenido». Te vas olvidando, vas asumiendo, a pesar de que hay circunstancias difíciles de olvidar como que de no haber sucedido la pandemia, estaríamos ahora de viaje de Semana Santa. Fuera! ahora hay que pensar en otros cosas.
Obra parada, abril 2020

Obra parada, abril 2020

La semana empezó con tiempo bastante invernal, con frio, incluso llegó a nevar en Madrid, sin cuajar como es la norma. Al final ha ido mejorando un poco y hemos vuelto a tomar el sol. Igual que el tiempo, mi dolor de muelas ha evolucionado de peor a mejor y llevo un par de días que no me molesta. Uff, menos mal… hay que ver como en momentos inoportunos lo que se puede complicar un pequeño detalle para pasar a ser un gran detalle.
Garmayen autorretrato, abril 2020

Garmayen autorretrato, abril 2020

Otra cosa que me tenía preocupado la semana pasada eran los suministros de alimentación, había desaparecido un pedido. La desaparición consistía en que no llegó el día previsto y no había forma de contactar por teléfono ni contestaban a los correos. Dos días después de repente llaman a la puerta y es el pedido. Ya habíamos hecho otro, luego vamos a repetir de algunas cosas. Pero nos lo vamos a comer todo, seguro, y más vale que sobre que no que falte. Además que siempre que pides por Internet cuando te lo entregan hay cosas que faltan.
Aplausos 20:00, abril 2020

Aplausos 20:00, abril 2020

Esta semana, ya pasada, han reforzado las medidas de confinamiento: solo se puede salir a trabajar si lo haces en una actividad esencial. Claro que actividad esencial hay muchas .. pero por ejemplo la obra del estadio de fútbol que hay enfrente de mi casa la han parado. A mi me parecía una barbaridad que estuvieran trabajando a partir de las medidas de alarma del 14 de marzo. Todos los días a las 20 horas salimos a aplaudir. Es un gesto, pero los gestos son importantes. También sirve de entretenimiento y referencia a Garnavmi.
Amanece en las Teton, junio 2016

Amanece en las Teton, junio 2016

El tiempo pasa y corre a nuestro favor. Si pensamos en el intervalo típico de tiempo de un contagio, de 5 a 7 días, atrás queda el viaje a Noruega, las ‘semana de gloria’, la del 1 al 8 de marzo cuando el desastre estaba y no eramos conscientes, o inconscientes en algún caso, la semana siguiente de inquietud y la primera de confinamiento. Es decir que un contagio ya sería dentro de casa, y con las precauciones tomadas, el riesgo es muy bajo. Pero no hay que bajar la guardia. La enfermedad habrá que pasarla pero cuanto más tarde mejor. Cuando haya menos confusión y más información.
Garnavmi, abril 2020

Garnavmi, abril 2020

Las fotos que acompañan al texto, salvo tres obvias, son de esta semana que he estado un poco más activo. Los dos retratos, bueno retrato y autorretrato, están hechos experimentando con la luz. La de Garnavmi está capturada con la abundante luz natural de la terraza donde hacemos deporte, sin ningún tipo de modificador. La mía con flash y paraguas translucido y un reflector que como no tenía como sujetarlo, tengo mis dudas si ha influido algo. Seguiremos probando luces. Por cierto he hecho trampas y me he aplicado un poco de filtro suavizador de piel :D. En las dos el fondo es mejorable, otra cosa a estudiar.
Atardecer en Monument Valley, junio 2016

Atardecer en Monument Valley, junio 2016

Las fotos anacrónicas son consecuencia del repaso que voy dando por directorios del disco duro para limpiar de fotos que no es necesario tener en linea. He tenido ganas de poner espacios abiertos.

Semana 2 de confinamiento

Puzle en movimiento, marzo 2020

Puzle en movimiento, marzo 2020

Esta semana se me ha pasado relativamente rápido. Supongo que te vas haciendo a la situación, estamos bien y bien organizados. Aunque no exento de momentos malos, ha sido mejor que la primera semana. Las noticias las leo en oblicuo, solo parando en las positivas (pocas). Entre teletrabajo, mantener las rutinas, mucha limpieza, algunas videoconferencias con familia, algo de rugby … pasamos las horas. No he salido de casa, aquí solo lo ha hecho Navburis para comprar. La única preocupación que tengo es por los suministros de alimentación. Ya nos ha fallado un pedido y hay cosas que no se encuentran como la harina y el arroz.
Alfombra, marzo 2020

Alfombra, marzo 2020

Por el camino se ha agotado marzo, ese mes que tanto me gusta y que este año se nos ha torcido. Hemos cambiado la hora al «horario de verano», si ya en situación normal me parece anacrónico´ en esta… He cumplido años, y he tenido mi regalo y mi tarta, Navburis que grande eres. Y ahí fuera la primavera avanza.
59, marzo 2020

59, marzo 2020

Por mi ventana tengo una buena vista, pero no unas buenas fotografías. Así que cuando me da por hacerlas, es por dentro de casa, sin ninguna preparación de luces, cámara a pulso y porque he visto unas texturas, colores o formas que me han llamado la atención.
Primavera desde mi ventana, marzo 2020

Primavera desde mi ventana, marzo 2020


Cosas que ves todos los días y de repente, por verlas con una luz diferente a la habitual, te llaman la atención. El puzle de Navburis, una mascara africana, la alfombra del cuarto donde trabajo…. También proceso fotos, leo (poco) libros de fotografías, veo videos de fotografía … si de esta no mejoro como fotógrafo es que no tengo remedio.
Máscara, marzo 2020

Máscara, marzo 2020

Y nada más. Esperando a la ciencia, no que dé soluciones, llegaran cuando toque, pero sí informaciones fiables de cómo, por qué, cuándo y cuánto que sirvan para prevenir la expansión del virus.

Semana 1 de confinamiento

Husky, Noruega febrero 2020

Husky, Noruega febrero 2020

No voy a escribir sobre la pandemia, es muy triste, se leerá en los libros de historia. Nosotros estamos bien y nos organizamos bien. La semana laboral ha sido intensa, con estrés y cansancio. Sobre todo para Navburis en un puesto de trabajo muy complicado y mucho más en estas circunstancias. La instalación de casa nos ha permitido trabajar bien estando los tres conectados. Fuera del trabajo te vas entreteniendo haciendo cosas que tenías pendientes, algunas desde hace mucho tiempo. Mucha limpieza. Es necesario y ahora que no disponemos de la persona que se encarga de esos menesteres, nos ocupa tiempo.

Bergen, febrero 2020

Bergen, febrero 2020

Por mi parte he tratado de mantener las rutinas que tenía antes de esta catástrofe. Por ejemplo antes iba y venía al y del trabajo andando 2 veces, en total 4 paseos de unos 15 minutos. Pues intento realizar esos 15 minutos de andar pasillo adelante pasillo atrás en los mismos momentos que los hacia antes. Y si a la salida del trabajo iba al gimnasio ahora hago los mismos minutos con la bicicleta estática y las pesas. Echo de menos el trote cochinero al aire libre, claro, pero lo puedo sustituir. También mantengo ropa para trabajar, ropa para estar en casa, la de deporte y la de dormir. Mantengo mi «cada momento tiene su vestimenta». Puedo adaptar mis rutinas al nuevo contexto. En cambio a Garnavmi le cuesta más. El es de mucha rutina pero siempre en su contexto. De tal manera que repite lo mismo en la misma situación una y otra vez sin cansarse, pero no le cambies la referencia. Hay que entenderle y buscar la forma de introducir rutinas conveniente en este contexto nuevo.

Fiordo, marzo 2020

Fiordo, marzo 2020

Solo he salido una vez a recoger la compra de alimentación. Todo estaba muy organizado y no tuve ni que salir del coche. Solo salí al exterior para tirar vidrio al contenedor. La mínima exposición al mundo exterior. Como no disponemos de mascarillas, cuando volvimos de Noruega la mayoría de las farmacias tenían un cartel de «No hay mascarillas» y la que no, se lo tomaba como un chiste cuando las pedías, me pongo la braga de cuello de correr tapándome la boca y la nariz. Y por supuesto guantes de látex desechables que de estos si teníamos en casa. Luego todo lo que viene de fuera entra la mínima distancia en casa. El calzado en la puerta, la ropa a la lavadora, lo que no se almacena a la basura y lo que si se desinfecta con agua y lejía en la medida de lo posible. El objetivo es tener un «muro biológico», lo más robusto posible, entre el exterior y el interior. Todo parece bajo control pero hay momentos de bajón… hay que hacer un fuerte ejercicio mental y superar esos momentos.

Bryggen, Bergen, febrero 2020

Bryggen, Bergen, febrero 2020


Mientras tanto hemos comenzado la primavera y como suele ser habitual empezaremos con días más propios del invierno. Los árboles caducos ya muestran las primeras hojas de la temporada. He hecho una fotilla tonta y vulgar desde mi ventana para el recuerdo. Aprovechando el tiempo en casa revisamos cajones para hacer limpia de objetos obsoletos. Claro que muchas veces vas con mentalidad limpiadora y te puede la nostalgia.
Brotes de primavera, marzo 2020

Brotes primavera, marzo 2020


En uno de ellos han aparecido dibujos que pertenecieron al abuelo Pepe, José Sanz y Diaz, de sus amigos pintores. Uno de ellos me ha hecho gracia, se ve a una mujer joven rodeada por hombres y tiene toda la apariencia que la están piropeando (en el mejor de los casos). El dibujo será de finales de los años cincuenta o principios de los sesenta del siglo pasado. El asunto viene a cuenta de los cambios sociales. El gobierno actual (que la fuerza y la suerte le acompañe) puso en marcha hace poco una ley por la cual estas acciones tan varoniles de antaño, aceptadas socialmente, ahora son ilegales y el que las realice, un delincuente. Como he vivido ambas épocas creo que puede haber un punto medio donde no quepa la mala educación, la ofensa y el acoso.
'El pavo', siglo pasado

‘El pavo’, siglo pasado

Las otras fotos son del viaje por Noruega. He intentado hacer una galería, también del viaje a Jordania de enero de 2019, pero el programa (plugin) que uso no funciona como funcionaba hace unas semanas… puede ser problemas de versiones pero de momento no va poder ser.

Semana 0 de confinamiento

'El amor lo conquista todo', Bergen febrero 2020

‘El amor lo conquista todo’, Bergen febrero 2020

El último día de normalidad fue el lunes 9 de marzo. Ese día los tres miembros de la familia que seguimos conviviendo fuimos a trabajar. A la salida, con un poco de repelús, fui al gimnasio. Llevé una bolsa de plástico adicional para evitar que la ropa tocara el interior de la taquilla del vestuario. Como cada lunes a la salida del gimnasio fui recoger a Garnavmi al taller de pintura. Le pregunté por su centro ocupacional y me contó unas historias intranquilizadoras de chicos que llevaban mascarillas y estaban enfermos. No era verdad lo de la enfermedad pero si que ya había cierto nerviosismo entre los chavales. El número de contagios en España ya había pasado el límite de lo aceptable. Como había pensado que pasaría estando en Noruega, la situación en España había tomado el mismo camino que la de Italia. Ya no podíamos estar anclados en la normalidad.
'Trol', Bergen febrero 2020

‘Trol’, Bergen febrero 2020

El virus al ser nuevo plantea muchas dudas (y por tanto miedo). Se desconoce mucho científicamente. Por similitud al principio se dieron los mismos consideraciones que a una gripe: Se transmite de forma aérea desde fluidos corporales (saliva, sudor, orina …) con capacidad de alcance de 2 metros, capacidad de permanecer vivo en superficies limitada, periodo de incubación máxima de 14 días, se contagia cuando hay síntomas y es estacional. Una primera aproximación al problema. Pero parece que este virus se transmite con más facilidad por tener mayor alcance, hasta 4 metros, dura más sobre las superficies, la incubación, dicen estudios, puede pasar los 30 días, se contagia sin síntomas y no sabemos si va a ser estacional. Una preciosidad, pero todo por confirmar.
'Jugamos con el conejito?', Bergen febrero 2020

‘Jugamos con el conejito?’, Bergen febrero 2020

Decidimos mandar un correo a la Fundación del centro y dejar a Garnavmi ya en casa. Por coherencia decidimos aplazar el viaje del fin de semana a Valencia. Ese martes 10 yo ya no fui al gimnasio y volví a la bicicleta estática, vieja y medio rota, pero que me rescata en momentos como este. A partir del miércoles 11 por la tarde teletrabajo. El jueves 12 por la tarde fuimos a comprar al corte inglés ya con una poca mentalidad de ver que podía faltar, pero sin preocuparnos mucho por ello. Esa tarde también pedimos a la persona que viene a las tareas domésticas que no viniera hasta nuevo aviso.
'Veo humanos', Bergen febrero 2020

‘Veo humanos’, Bergen febrero 2020

Navburis por su puesto de trabajo y responsabilidad tiene que acudir a sus centro laboral. Garnavmi solo ha estado fuera de casa el miércoles 11 a clases de golf, y el último contacto social que ha tenido fue el jueves 12 con su profesora de apoyo que viene a casa. Viernes 13 y sábado 14 salió a hacer deporte al aire libre conmigo, en solitario claro. Mi último contacto con humanos lo he tenido el viernes 13 pues tuve que acudir al dentista. Solo tuve cercanía con el doctor y su ayudante y, a la debida distancia, a su mujer.
'Enmarcada', febrero 2020

‘Enmarcada’, febrero 2020

Este pasado sábado 14 de marzo por la tarde el gobierno decreta oficialmente el estado de alarma y se restringen los movimientos. El deporte o actividad física no se contempla, posiblemente un error, aunque entiendo que no se puede garantizar el espacio necesario para cada uno y, conociendo a este país, que no sirva de excusa para cualquier otra cosa.
'Inclinado', Bergen febrero 2020

‘Inclinado’, Bergen febrero 2020

Pero dicho esto yo estoy a favor del aislamiento, a fin de cuentas si no tienes una idea mejor copia a los chinos que tienen experiencia en esto. Una garn duda es cuanto tiempo está el virus latente antes de dar la cara. Si fueran dos semanas, la semana anterior hemos tenido 4 días de trabajo normal, 2 sesiones de gimnasio, 1 comida familiar, 2 compras en comercios con buena afluencia de gente … Si fueran tres semanas Navburis y yo hemos estado ademas en 7 aviones, 5 aeropuertos distintos, 1 barco, 2 autobuses de excursiones, 1 ferry … Solo llevamos una semana, la semana cero, con las debidas precauciones. Normal, las medidas se toman cuando tienes los indicios y el convencimiento de que hay que tomarlas. Cualquier otro planteamiento es ‘a cojón visto, macho’. Hablo de nosotros, no de gobierno ni organismos oficiales. Cada palo aguanta su vela y es muy fácil criticar a quien tiene responsabilidades cuando tu tienes capacidad de tomar decisiones y hacer las cosas.
Bergen, febrero 2020

Bergen, febrero 2020

Hoy domingo 15 de marzo empieza el confinamiento. Y no vamos a hablar más de esto hasta dentro de una semana, que nos obsesionamos y va para largo.

NOTA: Las fotos tomadas en Bergen, además de ciudad bonita e histórica, tiene un punto alternativo/underground que me gustó mucho.