Santa semana días 3 y 4

Betanzos, marzo 2018

Betanzos, marzo 2018

El primer día laborable, tercer día del viaje, inevitablemente fuimos a la compra. Visitamos Betanzos, comimos en Lorbé y por la tarde a la Torre de Hércules y La Coruña. El día gris y oscuro con episodios de lluvia.
Betanzos, marzo 2018

Betanzos, marzo 2018

Betanzos es un pueblo con mucho sabor. Tiene zonas abandonadas que contrastan con las elegantes y cuidadas. Tiene muchos rincones fotogénicos. Ya había estado en 1979 pero no encontré ningún recuerdo, pero si esa sensación de haber estado.
Torre de Hércules, marzo 2018

Torre de Hércules, marzo 2018

Lorbé puertecito pesquero donde hay muchas bateas de mejillones y por lo tanto tiene un montón de restaurantes donde los platos principales son mejillones, zamburiñas, navajas, berberechos … moluscos de gran calidad. El puerto nos dío para un paseo y fotos antes de partir a La Coruña.
La Coruña, marzo 2018

La Coruña, marzo 2018

A la torre de Hércules decidimos nos subir ya que la visibilidad era muy escasa. Aún así los chavales decidieron subir mientras los menos chavales dábamos un paseo por el paseo que hay ahora. De la torre y la ciudad de La Coruña si que tenía recuerdos detallados de la visita del 79.
Iglesia Santa María, La Coruña, marzo 2018

Iglesia Santa María, La Coruña, marzo 2018

El cuarto Día de Santiago y Finesterre. No lo sabíamos pero fue el día de mejor clima. Bueno en Finesterre volábamos con el viento frio.
Santiago, marzo 2018

Santiago, marzo 2018

Santiago está bien es bonito y con ambiente pero el rollo espiritual del “camino” me cansa. La catedral tenía la fachada en obras así que no hay foto postal :(. Nos dedicamos a pasear por la calles con soportales, ruas, y tapeamos y comimos estupendamente. Lo mejor de Santiago, para mi, es lo que no tiene que ver con Santiago y su camino.
Faro de Finesterre, marzo 2018

Faro de Finesterre, marzo 2018

Con toda la tarde por delante decidimos ir a Finiesterra. El viento y el frío no nos hizo muy agradable la visita.

Santa semana días 1 y 2.

Con la excusa de poner fotos voy a contar un poco el viaje. ¿O es más bien con la excusa de contar el viaje voy a poner fotos?

Las Médulas desde La Cuevona, marzo 2018

Las Médulas desde La Cuevona, marzo 2018

A Las Médulas llegamos en pleno diluvio, con viento y frio. Afortunadamente al poco la lluvia paró y nos permitió dar un paseo. El camino hasta la cuevona estaba lleno de barro y nieve. Fue justo volver al pueblo y coincidir con otro diluvio que se tornó nieve mientras comimos. Después de comer subimos al mirador de Orellan, el camino estaba nevado y recuerdo que los dedos a pesar de los guantes me dolía un montón.
Castillo de Ponferrada, marzo 2018

Castillo de Ponferrada, marzo 2018

Esa noche dormimos en Ponferrada. La tarde fue revuelta pero a cambio la mañana, con sol y nubes, fue muy agradable para visitar el castillo templario. De ahí a Lugo con su impresionante muralla romana que recorrimos en un 75%. Mientras que Ponferrada me resultó una ciudad animada y joven, Lugo parece una ciudad dormida en un sueño de siglos. Tal vez tuvo que ver que Lugo era domingo al mediodía y Ponferrada sábado noche 😀
Lugo, muralla y galerias, marzo 2018

Lugo, muralla y galerias, marzo 2018

De ahí a Fiobre cuartel general de la panda. Cuartel frio y desangelado que nos costó un poco hacer habitable.
Sombras, Lugo, marzo 2018

Sombras, Lugo, marzo 2018

La santa semana

Las Médulas, marzo 2018

Las Médulas, marzo 2018

Este año hemos viajado a la esquina noroeste de la península Ibérica. Las Médulas, Ponferrada, Lugo, Betanzos, Santiago, Finesterre, La playa de las catedrales, Estaca de Bares, San Andrés de Teixido, La Coruña … y puntos intermedios. El tiempo no ha acompañado nada. Frio, lluvia, viento, nieve, granizo. Pleno invierno en Galicia. La lluvia es algo esperado allí pero los cubos de agua y granizo de las tormentas de los últimos días eran más de huracán del caribe que de chirimiri tradicional del cantábrico. Pero buena compañía, buenas comidas y sitios bonitos superan las adversidades climatológicas.
Betanzos, marzo 2018

Betanzos, marzo 2018

Como íbamos de principio a fin en coche, alojados en casa conocida y acompañado de un par de grandes aficionados a la fotografía, me atreví a llevar la D200 con el 24-70 (peso!). Como el 24 en DX pasa a un 36 con la perdida consiguiente de gran angular cogí de complemento la X-T1 con el Samyang 12 mm. Todo me cabía con dificultad en una mochila bandolera que llevaba todo el día. Por si acaso en otra mochila, que se quedaba en casa, metí el 105 macro y un flash.
El mar del fin de la tierra, marzo 2018

El mar del fin de la tierra, marzo 2018

Me ha sorprendido lo bien que he aguantado el equipo DSLR. Y esto me ha hecho o volver a pensar si compra o no un nuevo cuerpo. No me cabe duda que para viajes largos con aviones y hoteles de por medio la X-T1 con su 18-135 es lo ideal. Pero tengo unos (muy) buenos objetivos Nikon y de tener algo más de tiempo me gustaría darles marcha. También cada vez estoy más animado a sacar impresiones grandes de las fotos y la verdad es que los 10Mpx de la D200 se quedan muy cortos. Con dificultad llegas a copias 35×40. Pero claro lo que quiero no es barato y además pensando en que puede ser mi última cámara hay que tenerlo muy claro. De momento aplazo la decisión a tener más tiempo libre y mientras tanto seguir aprendiendo a imprimir buenas copias.
As Catedrais, marzo 2018

As Catedrais, marzo 2018

He hecho muchas fotos pero con la mala (escasa) luz han lucido, que bien expresado, poco. La D200 tiene muy mal comportamiento a ISO por encima de 400 con lo que con poca luz tienes que disparar a velocidad lenta y a pesar del 2.8… fotos movidas. Otra buena razón para actualizarse.
Monasterio de Monfero, marzo 2018

Monasterio de Monfero, marzo 2018

57

57, Fiobre 26 de marzo de 2018

57, Fiobre 26 de marzo de 2018

Ahí estamos ya. Me pilló en Galicia nuestro paseo de la Semana Santa. Tiempo malo, incluso horrible algún día, pero hemos hecho fotos.