Archivo de la categoría: Paisajes

Paisajes

Semana 4 de confinamiento

Estamos en Semana Santa y para no sufrir mucho, el tiempo nos ha dejado, en Madrid, días de lluvia. Tiempo de primavera, revuelto pero no muy frio. Clásico en una Semana Santa.
Seguimos bien, adaptados a la situación.

Finesterre, marzo 2018

Finesterre, marzo 2018

Por ahí fuera parece que la situación mejora a pesar de que se dan cifras que están basadas en mediciones de poca precisión. A mi me parece que una medida que seria bastante fiable es el número de ingresos en hospital y también lo es, el número de altas hospitalarias. Seguro que el sistema sanitario tiene unos registro en condiciones y esto se estará midiendo (y alguien lo conocerá, pero no lo he visto publicado). Si restamos los dos, ingresos menos altas, nos da un parámetro valido para medir como va evolucionando la epidemia.
#desdemiventana, abril 2020

#desdemiventana, abril 2020

Si el número es creciente, las medidas adoptadas son insuficientes, o todavía insuficientes, y hay que mantenerlas o reforzarlas. Y al revés, si el número es decreciente vamos por el buen camino y las medidas son eficaces. ¡Y si llega a cero o negativo, genial! A mi me valdría este número, y dejaríamos fuera casos difíciles de medir como los asintomáticos, diagnosticados por teléfono sin prueba,… que inflan el número de contagios que es lo que los medios dan, números absolutos. También dan como parámetro de medición los fallecidos y ahí tampoco hay un criterio claro de clasificación y contabilización.
EPI Garmayen, abril 2020

EPI Garmayen, abril 2020

A otra cosa más alegre, por favor. También esta semana hemos celebrado el cumpleaños de Garnavmi con su fiesta por videoconferencia. Hemos hecho una invitación electrónica y para ello una serie de fotos con flash, paraguas y reflector. Voy cogiendo el truco a la exposición, cada vez me cuesta menos poner una suficientemente correcta. De paso que estábamos con el montaje lumínico hicimos unas fotos con nuestros equipos de protección individual (EPI) domésticos. Al no tener mascarillas ni guantes (bueno algunos guantes de látex sí, pero pocos) decidimos reemplazarlo por guantes de fregar y braga de cuello de correr. La ventaja que tienen es que no son desechables, se pueden lavar y proteger deben de proteger lo mismo que la mayoría de mascarillas y guantes desechables. También, con arte y máquina de coser, Navburis cosió unas mascarillas con tela y goma.
Garnavmi de fiesta, abril 2020

Garnavmi de fiesta, abril 2020

Por cierto que ahora hay debate sobre la utilidad o no de las mascarillas y si el gobierno recomienda su uso o no. La verdad es que a mi me parece que estamos tontos, pudiendo hacer, y que acabamos haciéndolo pero tarde, lo que ya han hecho otros países que han tenido estas epidemias más veces. Como muestra esta foto en el metro de Taipei que tomé en el 2014. El uso de mascarilla es recomendable sobre todo si tienes síntomas. Ese es el primer uso, para evitar que contagies.
EPI Navburis, abril 2020

EPI Navburis, abril 2020

Si ya la cosa está desmadrada y tienes que estar en sitios con gente también es una ayuda, no la única, para evitar el contagio. Y por supuesto si vas a atender a enfermos es imprescidible. En fin, que si no tienes un plan mejor, careces de ideas, copia a los chinos. No les va a preocupar la propiedad intelectual lo más mínimo. Ellos llevan mascarillas. El problema será si hay existencias aunque parece que el gobierno va a repartirlas en el transporte público; bien me parece.
Carretera de Utah, junio 2016

Carretera de Utah, junio 2016

El lunes volvemos al trabajo, tele, después de cuatro días de vacaciones, que pereza. Acabadas las dos semanas de paro absoluto, se vuelve a permitir la actividad laboral excepto la prohibida explícitamente por ser contraria al aislamiento social. Hay un difícil equilibrio que mantener entre salud y economía…
Entramos en el bloque de las últimas dos semanas previstas, en teoría, de confinamiento por el gobierno. Con restricciones, lógico, se supone que podremos ir saliendo a partir de que pasen. Tras dos de miedo, dos de acomodación, llegan las dos semanas de tedio.

Semana 3 de confinamiento

Maspalomas, Gran Canaria, enero 2013

Maspalomas, Gran Canaria, enero 2013

Bueno! Llevamos tres y no vamos a hacer adivinanzas de cuántas más. Al día. La semana ha pasado rápida, con mucho trabajo. Y está resultando como esperaba, nos vamos acomodando a la situación y ya hay pocos momentos «de lo que teníamos y de lo que hubiéramos tenido». Te vas olvidando, vas asumiendo, a pesar de que hay circunstancias difíciles de olvidar como que de no haber sucedido la pandemia, estaríamos ahora de viaje de Semana Santa. Fuera! ahora hay que pensar en otros cosas.
Obra parada, abril 2020

Obra parada, #desdemiventana, abril 2020

La semana empezó con tiempo bastante invernal, con frio, incluso llegó a nevar en Madrid, sin cuajar como es la norma. Al final ha ido mejorando un poco y hemos vuelto a tomar el sol. Igual que el tiempo, mi dolor de muelas ha evolucionado de peor a mejor y llevo un par de días que no me molesta. Uff, menos mal… hay que ver como en momentos inoportunos lo que se puede complicar un pequeño detalle para pasar a ser un gran detalle.
Garmayen autorretrato, abril 2020

Garmayen autorretrato, abril 2020

Otra cosa que me tenía preocupado la semana pasada eran los suministros de alimentación, había desaparecido un pedido. La desaparición consistía en que no llegó el día previsto y no había forma de contactar por teléfono ni contestaban a los correos. Dos días después de repente llaman a la puerta y es el pedido. Ya habíamos hecho otro, luego vamos a repetir de algunas cosas. Pero nos lo vamos a comer todo, seguro, y más vale que sobre que no que falte. Además que siempre que pides por Internet cuando te lo entregan hay cosas que faltan.
Aplausos 20:00, #desdemiventana, abril 2020

Aplausos 20:00, #desdemiventana, abril 2020

Esta semana, ya pasada, han reforzado las medidas de confinamiento: solo se puede salir a trabajar si lo haces en una actividad esencial. Claro que actividad esencial hay muchas .. pero por ejemplo la obra del estadio de fútbol que hay enfrente de mi casa la han parado. A mi me parecía una barbaridad que estuvieran trabajando a partir de las medidas de alarma del 14 de marzo. Todos los días a las 20 horas salimos a aplaudir. Es un gesto, pero los gestos son importantes. También sirve de entretenimiento y referencia a Garnavmi.
Amanece en las Teton, junio 2016

Amanece en las Teton, junio 2016

El tiempo pasa y corre a nuestro favor. Si pensamos en el intervalo típico de tiempo de un contagio, de 5 a 7 días, atrás queda el viaje a Noruega, las ‘semana de gloria’, la del 1 al 8 de marzo cuando el desastre estaba y no eramos conscientes, o inconscientes en algún caso, la semana siguiente de inquietud y la primera de confinamiento. Es decir que un contagio ya sería dentro de casa, y con las precauciones tomadas, el riesgo es muy bajo. Pero no hay que bajar la guardia. La enfermedad habrá que pasarla pero cuanto más tarde mejor. Cuando haya menos confusión y más información.
Garnavmi, abril 2020

Garnavmi, abril 2020

Las fotos que acompañan al texto, salvo tres obvias, son de esta semana que he estado un poco más activo. Los dos retratos, bueno retrato y autorretrato, están hechos experimentando con la luz. La de Garnavmi está capturada con la abundante luz natural de la terraza donde hacemos deporte, sin ningún tipo de modificador. La mía con flash y paraguas translucido y un reflector que como no tenía como sujetarlo, tengo mis dudas si ha influido algo. Seguiremos probando luces. Por cierto he hecho trampas y me he aplicado un poco de filtro suavizador de piel :D. En las dos el fondo es mejorable, otra cosa a estudiar.
Atardecer en Monument Valley, junio 2016

Atardecer en Monument Valley, junio 2016

Las fotos anacrónicas son consecuencia del repaso que voy dando por directorios del disco duro para limpiar de fotos que no es necesario tener en linea. He tenido ganas de poner espacios abiertos.

Semana 1 de confinamiento

Husky, Noruega febrero 2020

Husky, Noruega febrero 2020

No voy a escribir sobre la pandemia, es muy triste, se leerá en los libros de historia. Nosotros estamos bien y nos organizamos bien. La semana laboral ha sido intensa, con estrés y cansancio. Sobre todo para Navburis en un puesto de trabajo muy complicado y mucho más en estas circunstancias. La instalación de casa nos ha permitido trabajar bien estando los tres conectados. Fuera del trabajo te vas entreteniendo haciendo cosas que tenías pendientes, algunas desde hace mucho tiempo. Mucha limpieza. Es necesario y ahora que no disponemos de la persona que se encarga de esos menesteres, nos ocupa tiempo.

Bergen, febrero 2020

Bergen, febrero 2020

Por mi parte he tratado de mantener las rutinas que tenía antes de esta catástrofe. Por ejemplo antes iba y venía al y del trabajo andando 2 veces, en total 4 paseos de unos 15 minutos. Pues intento realizar esos 15 minutos de andar pasillo adelante pasillo atrás en los mismos momentos que los hacia antes. Y si a la salida del trabajo iba al gimnasio ahora hago los mismos minutos con la bicicleta estática y las pesas. Echo de menos el trote cochinero al aire libre, claro, pero lo puedo sustituir. También mantengo ropa para trabajar, ropa para estar en casa, la de deporte y la de dormir. Mantengo mi «cada momento tiene su vestimenta». Puedo adaptar mis rutinas al nuevo contexto. En cambio a Garnavmi le cuesta más. El es de mucha rutina pero siempre en su contexto. De tal manera que repite lo mismo en la misma situación una y otra vez sin cansarse, pero no le cambies la referencia. Hay que entenderle y buscar la forma de introducir rutinas conveniente en este contexto nuevo.

Fiordo, marzo 2020

Fiordo, marzo 2020

Solo he salido una vez a recoger la compra de alimentación. Todo estaba muy organizado y no tuve ni que salir del coche. Solo salí al exterior para tirar vidrio al contenedor. La mínima exposición al mundo exterior. Como no disponemos de mascarillas, cuando volvimos de Noruega la mayoría de las farmacias tenían un cartel de «No hay mascarillas» y la que no, se lo tomaba como un chiste cuando las pedías, me pongo la braga de cuello de correr tapándome la boca y la nariz. Y por supuesto guantes de látex desechables que de estos si teníamos en casa. Luego todo lo que viene de fuera entra la mínima distancia en casa. El calzado en la puerta, la ropa a la lavadora, lo que no se almacena a la basura y lo que si se desinfecta con agua y lejía en la medida de lo posible. El objetivo es tener un «muro biológico», lo más robusto posible, entre el exterior y el interior. Todo parece bajo control pero hay momentos de bajón… hay que hacer un fuerte ejercicio mental y superar esos momentos.

Bryggen, Bergen, febrero 2020

Bryggen, Bergen, febrero 2020


Mientras tanto hemos comenzado la primavera y como suele ser habitual empezaremos con días más propios del invierno. Los árboles caducos ya muestran las primeras hojas de la temporada. He hecho una fotilla tonta y vulgar desde mi ventana para el recuerdo. Aprovechando el tiempo en casa revisamos cajones para hacer limpia de objetos obsoletos. Claro que muchas veces vas con mentalidad limpiadora y te puede la nostalgia.
Brotes de primavera, marzo 2020

Brotes primavera, marzo 2020


En uno de ellos han aparecido dibujos que pertenecieron al abuelo Pepe, José Sanz y Diaz, de sus amigos pintores. Uno de ellos me ha hecho gracia, se ve a una mujer joven rodeada por hombres y tiene toda la apariencia que la están piropeando (en el mejor de los casos). El dibujo será de finales de los años cincuenta o principios de los sesenta del siglo pasado. El asunto viene a cuenta de los cambios sociales. El gobierno actual (que la fuerza y la suerte le acompañe) puso en marcha hace poco una ley por la cual estas acciones tan varoniles de antaño, aceptadas socialmente, ahora son ilegales y el que las realice, un delincuente. Como he vivido ambas épocas creo que puede haber un punto medio donde no quepa la mala educación, la ofensa y el acoso.
'El pavo', siglo pasado

‘El pavo’, siglo pasado

Las otras fotos son del viaje por Noruega. He intentado hacer una galería, también del viaje a Jordania de enero de 2019, pero el programa (plugin) que uso no funciona como funcionaba hace unas semanas… puede ser problemas de versiones pero de momento no va poder ser.

Estilo de vida

Reflejos, Fiordo de Nærøy, marzo 2020

Reflejos, Fiordo de Nærøy, marzo 2020

Llamo ‘estilo de vida’ a aquellas rutinas cotidianas que te sirven para ser feliz (el dinero, la salud y el amor). Si eres feliz el estilo de vida, siendo un medio, se convierten en un fin en si mismo, de forma que te irrita tener que cambiar. Cuando me encontraron la anomalía en la aorta, una vez pasado el desconcierto inicial, mi preocupación era no tener que cambiar mi estilo de vida con el que era feliz.
Snow hotel, Kirkenes, febrero 2020

Snow hotel, Kirkenes, febrero 2020

Por suerte no requería grandes cambios: Hacer deporte, ya lo hacía, pero no competitivo, vaya lata, pero bueno la verdad es que en los últimos años con la cantidad de lesiones que iba acumulando, alguna crónica, la «competición» no tenía mucho lugar en mi vida salvo retos personales tipo «bajar de 6 minutos el kilómetro en esta carrera». No coger peso (ni físico ni corporal), bueno tampoco era muy problemático aunque cambié alguna costumbre como la de beber cerveza sin medida y estar un poco atento a no pasarme en las comilonas. Y no tener hipertensión, que en principio no es mi caso salvo episodios de estrés, así que me mentalicé para mandar a paseo el trabajo en cuento me suponga presión. No es fácil a veces.

Aurora boreal, febrero 2020

Aurora boreal, febrero 2020

Bueno ya estaba ajustado este estilo de vida, no ha pasado un año todavía y la verdad es que ha dado resultado, sin ir más lejos, para ir a Noruega me propuse llegar en buena forma y después de Navidades conseguí seis semanas completas y consecutivas de hacer deporte. ¡Seis semanas! todo un récord. Y me he encontrado fenomenal en el viaje.

Fiordo de Aurland, marzo 2020

Fiordo de Aurland, marzo 2020

Ahora nos encontramos con un reto mayúsculo: Mantener en el estilo de vida en una situación de confinamiento en el domicilio debido a la (ya) pandemia producida por el COVID-19. Lo vamos a intentar, por supuesto, será un valor para superar esta situación pero hay cosas muy complicadas. Hasta hoy hemos podido salir a hacer deporte, al aire libre y en solitario, pero ya no se contempla esa actividad como una de las permitidas en el estado de alarma en el que se encuentra España. Seguiremos contando.

Fiordo de Bøk, febrero 2020

Fiordo de Bøk, febrero 2020

NOTA: Las fotos que acompañan al texto son del viaje a Noruega. Tal vez no estén muy sincronizadas con el texto, pero todavía no he podido fotografiar al virus. Todo se andará. Por cierto, si nos había parecido un viaje muy bueno por haber podido hacer todo lo que queríamos a pesar del clima extremo, ahora todavía es mejor viaje: Además lo hemos podido hacer, y hemos podido volver.