Archivo de la categoría: Paisajes

Paisajes

Coleccionando provincias

Marigalante, Santander julio 2022

Marigalante, Santander julio 2022

Cuando era niño los buzones de correo en Madrid tenían dos bocas una MADRID CAPITAL, y otra PROVINCIAS Y EXTRANJERO. Acostumbrado a verlo nunca me llamó la atención pero allá en los emocionante años finales de los 70, un amigo valenciano residente en Barcelona me hizo notar que era un perfecto reflejo del centralismo imperante en el régimen franquista. Y es verdad que para muchos españoles (censados, cada uno que se ponga la nacionalidad que le apetezca) Madrid se reconocía como «el estado». Expresiones como «desde Madrid nos dirigen», «Madrid decide», «Hay que pedir permiso a Madrid» eran normales. Madrid era sinónimo de gobierno y poder, el resto eran «las provincias». Esta percepción, cercana a la realidad en algún caso, nos lastraba, a los pobres residentes de esa ciudad, en nuestra relación con los provincianos :P.
Vaca, Santillana del Mar julio 2022

Vaca, Santillana del Mar julio 2022

Por cierto que las provincias es una arbitraria distribución geográfica del año 1883 con algún intercambio territorial polémico que se ha mantenido en la constitución de 1978. Es por tanto que están en la mente de cualquier ciudadano español, a pesar de que ciertas comunidades autónomas tienen una distribución más lógica por comarcas, el concepto de provincia es el más extendido a la hora de referirse geográficamente a un destino, por ejemplo, de viaje.

Pájaro tocando el piano, Gaudí, Comillas julio 2022

Pájaro tocando el piano, Gaudí, Comillas julio 2022

Y todo esto para señalar que tras mi viaje a Cantabria solo me quedan tres provincias españolas que visitar: Álava, Tarragona y Huelva. Por las dos primeras he transitado para ir a algún destino en otra provincia. A Huelva ni siquiera de paso. Para completar mi colección de provincias voy a fijar tres objetivos para intentar hacer próximamente. Para Álava, la ciudad de Vitoria que tiene fama de tener la mejor calidad de vida de España. Para Tarragona, el Delta del Ebro, un lugar emblemático para aficionados a la fotografía. Y para Huelva, como no, Doñana.

Demonio Santillana del Mar, julio 2022

Demonio Santillana del Mar, julio 2022

La verdad es que, aparte de la anécdota, tiene poco sentido hablar de visitar provincias cuando en cualquiera de ellas puedes tener muchos sitios diferentes. Esto se da con mayor gravedad en las islas: Provincia de Santa Cruz de Tenerife, no he visitado la Isla de El Hierro; provincia de Islas Baleares, no he visitado, aunque si de paso, Ibiza. También podría considerar Ceuta y Melilla pero reconozco que no me atraen …

Niño Neptuno, Santander julio 2022

Niño Neptuno, Santander julio 2022

NOTA AL MARGEN: Las fotos no tienen que ver con provincias :D, son fotos hechas en el último viaje que me gustan y punto. Y no paramos!

Pisando el Cantábrico

No había estado en Cantabria / Santander hasta este fin de semana que hemos hecho una visita rápida a Santander, Santillana del Mar, Comillas y Cartes. Un tiempo esplendido entre 17 y 28 grados y con el viento del mar Cantábrico dando el punto de humedad justo para poder hacer turismo a cualquier hora del día con lo que hemos aprovechado mucho el viaje. Y mucha gastronomía gracias a las recomendaciones de un amigo de Bilbao.

Costa de Cantabria, Santander, julio 2022

Costa de Cantabria, Santander, julio 2022

La ciudad de Santander nos pareció muy agradable para vivir. Si bien la ciudad no es de arquitectura espectacular, tiene mucha área de expansión por la naturaleza con largos paseos bordeando el mar, el privilegiado entorno de la bahía de Santander, y amplios y verdes parques. Además nos pareció una ciudad relajada, sin mucho estrés urbano, con las persona yendo a las playas y disfrutando de la vida.

Vida relajada, Santander julio 2022

Vida relajada, Santander julio 2022

Tal vez el invierno sea otra cosa pero estos días que hemos tenido, diría que primaverales, invitaban a estar al aire libre. La tarde la empleamos en pasear hasta el Palacio de la Magdalena y de vuelta rematamos con una de las mejores cenas de los últimos tiempos.

Santillana del Mar, julio 2022

Santillana del Mar, julio 2022

El sábado pasamos primero por Cabo Mayor y luego a recorrer la costa. Santillana del Mar ciertamente es un pueblo bonito que mantiene casas de piedra espectaculares pero está sobre saturada de turismo. La mayoría de las casas son tiendas o restaurantes y la «foto» se echa a perder por la cantidad de elementos de reclamo comercial que tienen las fachadas. Dicen que antaño las vacas andaban sueltas por la calle, ahora las únicas que ves son de plástico.

El Capricho de Gaudí, Comillas, julio 2022

El Capricho de Gaudí, Comillas, julio 2022

A Comillas fuimos sobre todo para ver el Capricho de Gaudí. Llegamos a la hora que todo el mundo va a la playa y nos costó aparcar, eso si que fue un poco estresante. En el Capricho había cola para entrar… Decidimos primero ir a comer tranquilos y volver a primera hora. Un acierto, la comida y la hora de visita. La comida la hicimos en un restaurante en el mirador de la Corneja, un acantilado de vista impresionante de la costa Cantábrica y los picos de Europa al fondo. De vuelta a Comillas pudimos ver la excepcional obra de Gaudí con poca gente.

Playa de la Arnía, julio 2022

Playa de la Arnía, julio 2022

Cerramos el día yendo a la playa de la Arnía, llegamos a ponernos modelo de playa y meter las piernas en el agua pero no a bañarnos, a pesar de que el agua no estaba muy fría, pues no teníamos dónde cambiarnos luego y ya caía la tarde. Y esperamos a ver la puesta de sol, que estuvo bien pero nos faltó unas nubes que nos colorearan el cielo.

Santander desde el mar, julio 2022

Santander desde el mar, julio 2022

El domingo dimos un último paseo por las calles de Santander y un paseo en barco por la bahía para ver desde el mar la ciudad. Comimos en Cartes un pueblo que tiene una calle bonita de casas antiguas, y poco más, pero el objetivo era comer allí, en lugar recomendado, de camino a Madrid. Y fin de fin de semana. Cantabria nos ha gustado y queremos repetir en algún momento, hemos anotado sitios para visitar.

Cartes, Cantabria julio 2022

Cartes, Cantabria julio 2022

«comillas»

Islandia 2022. Ultima parte.

El viaje acababa con dos noches de relax en el Blue Lagoon. Pero desde el Jukalsarlon, teníamos un día de transición viajando por el sur de Islandia así que en el camino fuimos parando en sitios que no habíamos visto anteriormente y en alguno que si. El primero sitio elegido para parar era el glaciar Svínafell del parque Skaftafell. En el 2018 nos pilló en ese parque una lluvia muy intensa. Pues esta vez repetimos lluvia pero con más agua todavía. Logramos llegar a ver el glaciar a costa de tener ropa empapada para el resto del viaje.

Svínafellsjökull , Islandia marzo 2022

Svínafellsjökull , Islandia marzo 2022

Más suerte tuvimos al llegar al cañón Fjaðrárgljúfur. En ese momento ya no llovia. Habíamos comido en Kirkjubæjarklaustur donde nos habíamos perdido un poco buscando unas casitas con techo de hierba que no supimos ubicar bien en el inevitable Google Maps. El camino del cañón lo pudimos hacer sin agua pero con barro hasta las orejas. Muy bonito pero lo pillamos con bastante mala luz.
Fjaðrárgljúfur, Islandia marzo 2022

Fjaðrárgljúfur, Islandia marzo 2022

Muy cerca del cañon está Eldhraun, un inmenso y espectacular campo de lava cubierto de musgo que en verano está gris pero en invierno es de un impactante verde intenso.
Eldhraun, Islandia marzo 2022

Eldhraun, Islandia marzo 2022

En el 2018 nos acercamos al aparcamiento desde donde sale el camino para ver los restos de un avión militar americano que tuvo que realizar un aterrizaje de emergencia en 1973 y ahí se quedó el fuselaje convirtiéndose en una atracción turística más de las isla. No realizamos en esa ocasión la visita pues era un día lluvioso y nos creímos el cartel que hay que te avisa de que se tarda 2 horas. En esta ocasión la tarde se había despejado, había claros a pesar de no verse el sol y yo ya me había informado que el camino es de 45 minutos. Nos animamos a hacerlo y llegamos al avión. Una pena que no se asomara el sol para tener una bonita puesta con los restos del Douglas C-117D. Volviendo al coche el cielo se iba despejando más, ¿tendríamos noche clara?
Sólheimasandur, Islandia marzo 2022

Sólheimasandur, Islandia marzo 2022

Pero se veía una fuerte niebla en la dirección de nuestro hotel. Y justamente llegamos en medio de la niebla. Pero yo era optimista, solo era niebla, que con un poco de viento podría irse, por encima la previsión era de cielo despejado. Me acosté confiando en que la recepción del hotel me avisaría si se vieran auroras. A las 3 de la mañana me desperté y vi un cielo estrellado por la ventana. Salí, una débil aurora resplandecia sobre las montañas del horizonte. La luz no fue a más, y poco a poco, la niebla volvio a reinar sobre el paisaje. Al menos estuve practicando foto nocturna alrededor de una hora.
Eyjafjöll, Islandia, marzo 2022

Eyjafjöll, Islandia, marzo 2022

Al día siguiente volvimos un poco hacía atrás para ver Sólheimajökull un glaciar que ya habíamos visto en 2018. Al pasar por Skógafoss me gustó una vista un poco lejana de la cascada, con trípode puse un filtro ND para hace una exposición larga. Queda curiosa con el contraste del azul de agua y cielo y el amarillo de la hierba. La nieve del primer día estaba ahora completamente desaparecida. Tal vez queda un poco lejana la cascada.
Sólheimajökull, Islandia marzo 2022

Sólheimajökull, Islandia marzo 2022

Seguimos camino hacia Blue Lagoon con una parada en Strandarkirkja una iglesia tradicional, en un curioso paraje cerca de la costa, uno de los primeros lugares habitados de la isla. Desde las rocas vimos una escena poco común: Focas y cisnes a la vez en el mismo entorno. Para intentar acercarme a las focas puse el 70-300, un objetivo que compré de segunda mano hace varios años y que nunca me ha terminado de gustar pues las fotos siempre quedan sin contraste, con deficiente definición, muertas vamos. Fotografíe la iglesia y otros elementos anexos y al ver las fotos en la pantalla volví a pensar lo poco útil que era ese objetivo. Fue entonces cuando se me ocurrió quitar el filtro UV que protegía la lente, volver a fotografiar y ¡¡Oh, gran sorpresa!! fotos limpias, vivas y definidas. Como tener un objetivo nuevo, estoy deseando probarlo de nuevo :D.
Skógafoss, Islandia marzo 2022

Skógafoss, Islandia marzo 2022

Llegamos a nuestro hotel en la laguna azul. Dejar las maletas y a las aguas termales. No llevé la cámara pues decian que no se permitían «fotografías profesionales» además que sin saber el protocolo no me iba a arriesgar a llevarla. Hice bien, a diferencia de las termas de Myvatn, en esta es muy complicado estar entrando y saliendo para dejar la cámara protegida en la taquilla, una pena. Estuvimos en el agua cerca de una hora. Gratuitamente te dan unas cremas faciales y una bebida que preferimos tomarla mejor fuera. Mientras estuvimos dentro tuvimos lluvia pero no te enteras. Hubieran sido unas bonitas fotos con las cabezas saliendo entre la neblina provocada por la condensación del agua caliente y la ausencia de luz debido a las espesa nubes que teníamos encima, la visibilidad no llegaba a los 2 metros. Con el calor del agua empecé a mover el brazo, arrastraba, y arrostro, una capsulitis de hombre desde la operación de cérvicales que se me agravó mucho en el otoño. Ahora podía hacer movimientos que llevaba meses sin hacer! Beneficio indudable de esas aguas termales. Sales del baño muy muy relajado y una vez vestidos fuimos a por esa cerveza que te regalan. Qué paz!
Strandarkirkja, Islandia, marzo 2022

Strandarkirkja, Islandia, marzo 2022

Esa noche cenamos en el hotel, no una gran cosa, la verdad. La noche no prometía nada, cielos cubiertos y lluvia. Estuve atento, saliendo por la terraza a ver el cielo hasta que me dormí. Al día siguiente nos acercamos al volcan Fagradal que en marzo de 2021 tuvo una erupción. Ahora estaba parado pero dicen que si vas al atardecer puedes ver el resplandor rojo de la lava. La caminata al crater es larga y empinada, así que nos decidimos por algo más modesto y que nos encajaba más que era ir a ver la lengua humeante de la lava. Desde el parking 1 donde paramos hay unos 20 minutos, desde el parking 2, 5 minutos. Para la próxima ya lo sabemos. La verdad es que te sorprende cuando llegas a ella y la ves. Me acerqué al borde, como son las cosas en Islandia, solo un cartel te avisa de que puedes ser peligroso meterte. Me puse a hacer una foto y el olor de azufre me hizo desistir de estar mucho rato ahí. El día era bueno, no llovía, había claros … decidimos subir un poco por la cresta de la montaña, ya un buen ejercicio, desde donde tuvimos unas vistas increibles del recorrido de la lava, también del mar … Y salía a ratos el sol!
Fagradalsfjall, Islandia, marzo 2022

Fagradalsfjall, Islandia, marzo 2022

Muy felices por las buenas perspectivas bajamos de la montaña y nos fuimos a comer a Grindavik, al Cafe Bryggjan en el puerto pesquero a tomar la mejor sopa de langosta (o cigalas) del mundo. Y ciertamente estaba muy buena. El café es muy peculiar y lamento no haber tomado ninguna foto de él, las últimas del viaje las hice subiendo al volcán. Retrospectivamente echo en falta algunas fotografías que debería haber capturado. Es el agridulce de los viajes fotográficos, te pones el listón alto y sueñas con unas fotos que luego no se dan o eres incapaz de hacer o, también, fotos que surgen y, por no tenerlas pensadas, las obvias. Después de comer, un poco de descanso y a la laguna a remojarse. Otra sesión de auténtico relax, y terapia del hombro, con su cerveza final por supuesto.
Bláa lónið, Islandia, marzo 2022

Bláa lónið, Islandia, marzo 2022

Fuimos a cenar de nuevo a Grindavik a un lugar que decían tenían el mejor «fish and chips» del mundo. Bueno pero no para tanto. Las previsiones de auroras eran relativamente buenas, algo de KPI y algo de cielo despejado. Sin embargo tras esperar un buen rato dentro del coche cerca de una buena localización para unas posibles auroras, no viendo ningún cielo abierto, desistimos. En el hotel me había apuntado a la lista de avisos de northern lights pero no hubo tal aviso.
Fagradalsfjall, Islandia, marzo 2022

Fagradalsfjall, Islandia, marzo 2022

Por la mañana diluviaba y con un fuerte viento. Fuimos al aeropuerto y tuvimos una nueva oportunidad que no dejamos escapar de empaparnos. El lugar de entrega del coche estaba a unos 300 metros de la terminal sin ningún refugio posible ante la lluvia. Muy mal Avis que no tiene previsto ningún traslado. Embarcamos y el avión, todavía parado, se movía como si fuera un barco empujado por el viento. Pensé que cancelarían el despegue, pero nos, volamos. El vuelo fue estupendo pero no tanto el enlace en Londres, algún día contaré. Y con esta entrada decimos Islandia punto y aparte. No punto y seguido pues no tengo previsto volver próximamente, pero tampoco punto y final pues volveré si tengo oportunidad. Ahora a ver si hago la correspondiente galería de fotos, de, viaje de ahora y del de 2018.

Jökulsárlón, hielo y lluvia

Era el primer día de primavera de 2022. Dejamos atrás Stokksnes y volvimos sobre nuestros pasos para fotografiar el lago glaciar más famoso, el Jökulsárlón. La carretera que a la ida discurría sobre una tierra blanca, sin horizonte, que no veíamos nada de la cantidad de lluvia, había cambiado. La nieve había desaparecido y ya teníamos paisaje.

Glaciar, Islandia marzo 2022

Glaciar, Islandia marzo 2022

Fuimos desviando nuestro camino para intentar llegar a alguna de las lenguas de glaciar que ibamos divisando desde la 1. Vano intento, nunca llegamos cerca de un glaciar. Nuestros intentos de acercarnos acababan en una carretera particular o en una pista intransitable.
Navburis y el diamante, Islandia marzo 2022

Navburis y el diamante, Islandia marzo 2022

A la ida, tres días antes, paramos en el lago y no había hielos. La corriente iba del mar al lago. Esta vez era al revés, iba del lago al mar y en la playa había grandes bloques de hieloBajamos, a la arena. Antes de poder poner el trípode empezó a llover, hasta entonces la lluvia nos había respetado ese día. Volvimos hacia el lago y nos refugiamos como pudimos debajo del puente de la 1. Intenté sin mucho éxito fotografiar el movimiento del hielo en el agua. Era hora de comer y nos acercamos al hotel Glacier Lagoon a tomar una sopa de langosta y un sándwich.
Hielos en la corriente, Islandia marzo 2022

Hielos en la corriente, Islandia marzo 2022

Después de comer, antes de volver al Jökulsárlón, pasamos por el lago Fjallsárlón, una miniatura donde se aprecia mucho mejor la formación de un lago glaciar. Llovía y llovía pero ,aguantando estoicamente, en un momento que bajó la intensidad de gotas, saqué trípode e hice unas pocas capturas.
Fjallsárlón, Islandia marzo 2022

Fjallsárlón, Islandia marzo 2022

Pronto volvió la lluvia fuerte y nos fuimos al coche a la carrera. Al ir a comer me había fijado que, pasado el lago en sentido Reykiviak, hay tres aparcamientos en el lado del lago. En mi anterior visita no me había dado cuenta de su existencia. Paramos en el primero, el más lejano al canal, esperamos un poco a que dejara de llover y salimos. Tienes que subir una pequeña ladera y ¡oh! tienes una enorme y espectacular vista del lago, que estaba lleno de bloques de hielo. Esa vista era totalmente nueva para nosotros. La tarde se quedó calmada, sin viento y sin lluvia, pudimos pasear por el borde del lago y hacer una panorámica. Aguantamos un poco. Nos movimos hasta el tercer aparcamiento y vi que sería una esplendida localización para las auroras, un espacio abierto con orientación norte. Sería impresionante, unas buenas luces del norte reflejándose en el lago…. De momento el cielo en la tarde prometía poco, muy nublado. Esta vez tampoco tuvimos puesta de sol.
Panorámica Jökulsárlón, Islandia marzo 2022

Panorámica Jökulsárlón, Islandia marzo 2022

Nos fuimos a nuestro alojamiento de ese día, el Hali Country. Llegamos lloviendo, hicimos el check-in en la recepción, fuimos a la habitación, lloviendo. El Hali es un complejo hotelero con varios módulos de casetas esparcidos en el terreno y una recepción que además tiene el restaurante. Desde nuestro módulo sería un paseo de 3 minutos para llegar andando pero tuvimos que ir en coche de lo que llovía. Y a la salida de la cena la cosa no había cambiado, seguía lloviendo. La previsión de la cobertura de nubes en la zona además era pésima, finalmente, no iba a ver una aurora en el lago.
Lluvia sobre el hielo, Jökulsárlón, Islandia marzo 2022

Lluvia sobre el hielo, Jökulsárlón, Islandia marzo 2022

Al día siguiente seguimos igual, lluvia. En nuestra estancia en el Hali no tuvimos otro fenómeno atmosférico. Hicimos check-out y volvimos al lago, ¡estaba lleno de hielos! la vez que más hemos visto. Pero también estaba diluviando. De nuevo me refugié debajo del puente para intentar hacer alguna foto. En ese momento pensé que debería incluir en mi equipo de fotografía una funda de lluvia y una toalla. Puse el trípode y un filtro ND para hacer exposiciones largas. Sin mucho éxito, no me terminan de convencer. Una hora después de hacer las mismas fotos desde el mismo sitio decidimos movernos. Teníamos por delante 250 km y unos cuantos sitios que ver. Dejamos Jökulsárlón sin ver un rayo de sol.