Archivo de la etiqueta: Viajes

Tokio (II)

En la segunda estancia en Tokio estuvimos alojados en la misma zona que en la primera, en el lado oeste de Shinjuku, la zona de oficinas pero cinco minutos más alejados de la estación. No pasamos ningún día completo pues lo combinamos con la vuelta de Kioto y con las excursiones a Niko, Kamakura y Hakone. La verdad es que no eché en falta más tiempo. A pesar de que entretenimientos puedes encontrar, por supuesto, era llegar a un barrio y al rato ya te parecía que era todo igual y más de lo mismo.

Shinjuku Gyoen, abril 2017

Shinjuku Gyoen, abril 2017

La primera tarde fuimos al parque Shinjuku Gyoen a ver, como no, cherry blossom. Muy espectacular pero también muy lleno de gente. Merece la pena entrar en el invernadero (greenhouse) donde aparecen como exóticas algunas flores habituales en España.

Takeshita Dori, abril 2017

Takeshita Dori, abril 2017

Luego Harajuku y Shibuya. En el cruce de Shibuya estuvimos haciendo fotos. Además de la multitud local hay cientos de turistas cruzando y haciendo el tonto a mitad de cruce. Mola hacer una secuencia de fotos desde antes de cruzar, empezando a cruzar, en medio del cruce, terminando de cruzar, hasta después de cruzar. Una buena vista, a pesar de que es através de cristal es la que tienes desde un centro comercial enfente del cruce.

Shibuya, abril 2017

Shibuya, abril 2017

Cerca de la estación de Shinjuku encontramos un sitio de sushi que nos gustó así que hicimos varias cenas al volver de las excursiones. Fuera de Tokio, incluso en algunos barrios de Tokio es difícil encontrar sitios de sushi. Otro barrio donde dimos paseos nocturnos fue Kabukicho, Shinjuku Este.

Mapa de 'ocio', Kabukicho, abril 2017

Mapa de ‘ocio’, Kabukicho, abril 2017

Es una especie de barrio rojo pero sin aparentemente mucha marginalización, tiene muchos restaurantes y ahí es donde encontramos un lugar de barbacoa estupendo. Lástima que no supimos volver a encontrarlo 😀

Kabukicho abril 2017

Kabukicho abril 2017

El último barrio que visitamos fue Akibahara. El barrio de la tecnología y el manga. La tecnología no sorprende. La globalización ha homogeneizado el mundo, lo mismo que ves en Tokio lo puedes ver en Madrid. Y los precios no difieren. No soy seguidor del manga así que vistas dos o tres tiendas ya las has visto todas. Bien angostas que son.

Manga Akihabara, abril 2017

Manga Akihabara, abril 2017

En este barrio además hay muchos bares atendidos por “doncellas” (Maiden cafes) y hay chicas disfrazadas de tal en la puerta como reclamo. No me queda muy claro el asunto… algunos parecen que son solo una especie de cafetería atendida por chicas vestidas, inocente, aunque dudo que sean admitidas mujeres. Otros ya parecen que tienen otra intención… ¿Ver y no tocar?

Maid Cafe, Akihabara, abril 2017

Maid Cafe, Akihabara, abril 2017

Paseando lo que más me llamó la atención fue una chica que iba con una ave nocturna, búho o lechuza, por la calle para dar publicidad a un bar Owl Cafe donde tienen muchos. Qué locura, pobre animales.

Buhonera Akihabara abril 2017

Buhonera Akihabara abril 2017

Tokio es una locura, diferente, llena de gente y de ruidos (¡entra en un Pachinko!) no me importaría volver pues me quedan cosas que ver y sitios que puedo repetir.

Hakone

Hakone abril 2017

Hakone abril 2017

El borrón en el viaje. La previsión nos daba chubascos ocasionales con mejoría notable a partir del mediodía. Íbamos con nuestro Hakone Free Pass y el tren Romancecar, todo bien organizado que lo habíamos reservado desde Madrid. Llegando a Hakone apareció la lluvia. Bueno pensábamos, será chubasco ocasional. Al llegar a la estación vimos un aviso que el teleférico y los barcos estaban cancelados por inclemencia meteorológica. Justamente dos de las atracciones de la excursión sobre todo el barco que cruza el lago desde el que se puede ver el monte Fuji
Barcos, Hakone, abril 2017

Barcos, Hakone, abril 2017

Empezamos el circuito tal cual debería ser pero sabiendo que el teleférico estaría inutilizado decidimos coger un autobús directamente hasta el embarcadero con la esperanza que el tiempo mejorara y los barcos salieran.
Lago Ashi, abril 2017

Lago Ashi, abril 2017

Vana esperanza. Cuando llegamos al embarcadero la lluvía era todavía más fuerte y con más viento. Todo un señor temporal. Nos metimos en la cafetería del embarcadero a esperar. Y esperamos, y leímos, y comimos muy bien por cierto, …, hasta que nos dijeron sutil y amablemente que iban a cerrar. Cogimos una autobús a ver desde otro punto el lago y no lo vimos de la niebla que había.
La bella durmiente, abril 2017

La bella durmiente, abril 2017

Volvimos a Hakone con la idea de volvernos a Tokio pero el billete no se podía cambiar, así que cogimos el trenecito de montaña de nuevo y hasta la última parada y vuelta para hacer tiempo. En ese tren iba una pareja de chica japonesa y chico occidental. El chaval como yo intentando hacer alguna foto a través de los cristales mojados y empañados, la chica dedicada al deporte nacional japones, dormir en los trenes. La retraté en su somnolencia. Volvimos a Tokio con una cierta amargura por el día poco aprovechado pero no podemos quejarnos: Salvo una tarde de lluvia en Kioto el tiempo nos había sido favorable siempre.

Nikko

Puente Shinkyo, Nikko, abril 2017

Puente Shinkyo, Nikko, abril 2017

A Nikko se llega fácil desde Tokio, si bien si tienes el JR Pass y quieres llegar al mismo pueblo directamente debes pagar un suplemento. Una vez allí en el punto de información turística te organizan un recorrido en función de tu tren de vuelta y lo que quieres ver. Super organizados, te dan un plano con las paradas, números y horarios de los autobuses que tienes que coger que por supuesto no fallan. Optamos por ver el santuario sintoista Toshogu y el Lago Chuzenji.
Pagoda Toshogu Nikko abril 2017

Pagoda Toshogu Nikko abril 2017

Toshogu por su colorido es el más “chino” de los templos y santuarios que he visto en Japón. Tiene multitud de pinturas y tallas: Dragones, guerreros, elefantes … Y los famosos tres monos: El qeu no ve, el que no oye, el que no habla. Para mi toda una alegoría a la sumisión humana pero al parecer es por otra cosa pues les llaman los monos sabios, en vez de los monos dóciles.
Tres monos, Toshogu Nikko 2017

Tres monos, Toshogu Nikko 2017

Estando allí tuvimos oportunidad de ver un poco de ceremonia sintoista. Un grupo de lo que aparentaban altos ejecutivos de empresa, solo hombres, que accedieron a uno de los templos cerrados pero abierto por el lateral por lo que se les podía ver algo. Dando alas a la imaginación parecían el consejo de una gran compañía que atravesando un mal momento solo les queda rezar a los dioses para que les cambie la suerte. ¿Una subida en bolsa? ¿Una OPA hostil de la que defenderse? ¿Un inversor que les inyecte dinero para levantar la compañía? …
Ceremonia Nikko abril 2017

Ceremonia Nikko abril 2017

Visto Toshogu cogimos el autobús para subir al lago. La carretera se empina bastante para subir a la montaña. Al llegar arriba había bastante nieve. Además el día se había ido cubriendo y no había mucha gente. Resultaba un poco desangelado. Lo primero que fuimos es ir a ver la cascada Kegon, no tiene mucha agua pero es una gran caida. La cascada puedes verla desde arriba o cogiendo un ascensor (de pago) verla desde abajo.
Kegon, Nikko abril 2017

Kegon, Nikko abril 2017

Después de las cascadas fuimos a comer, en la calle principal que lleva de las cascadas al lago hay varios sitios, todos muy parecidos y ese día todos muy vacíos. Elegimos uno con pinta muy tradicional, no hablaban ingles pero para pedir un udon no hay mucha complicación máxime cuando tienes los platos pintados en plástico en la puerta. Fuimos los únicos clientes. Como siempre en Japón lo encontramos muy bueno.
Udon, Nikko abril 2017

Udon, Nikko abril 2017

La última actividad fue ir a ver el lago. Dimos un paseo por el borde pero una vez apreciadas las vistas no había mucho que se pudiera hacer, la mayor parte del camino estaba con nieve y no había un barquito que coger para navegar por el lago. Me recordaba un tanto a la sensación que tienes cuando en invierno vas a un sitio turístico de costa y está todo cerrado y sin ambiente.
Lago Chuzenji, Nikko abril 2017

Lago Chuzenji, Nikko abril 2017

La bajada al pueblo si que fue inyección de adrenalina. Cuando subes no lo aprecias tanto pero la bajada con el autobús lamiendo los quitamiedos en las curvas cerradas tiene su aquello sobre todo si vas en los asientos delanteros. Muy recomendable para los amantes de las atracciones vertiginosas.

Takayama

Esperaba algo más de Takayama. Cuando leí y vi sobre Takayama me vino el recuerdo de HoiAn, en Vietnam, una pequeña ciudad que mantiene el sabor antiguo y tradicional. Y así es, Takayama es ciudad pequeña en las montañas y que le queda lo antiguo y tradicional pero con menos sabor que la vietnamita.

Takyama, abril 2017

Takyama, abril 2017

Takayama está a algo más de 3 horas de Kioto en tren. Lo habitual es pasar una noche allí y hacerlo en un ryokan con onsen pero a nosotros nos echaba atrás el ir con las maletas así que nos decidimos hacerlo en el día a pesar del tiempo que consumes en la ida y vuelta.
Mercado Takayama, abril 2017

Mercado Takayama, abril 2017

Llegamos sobre las 11 y lo primero que hicimos fue acercarnos al mercado que sabíamos que cerraba pronto. Cuando llegamos ciertamente no habían muchos puestos pero creo que en cualquier caso no es un gran mercado, nada que ver con el de HoiAn y no vamos a comparar las dos ciudades más. Siguiendo con el plan previsto del mercado fuimos a recorrer el camino de Higashiyama empezando por el círculo del Shiroyama Park. El caso es que el camino estaba parcialmente nevado y no veíamos a ningún turista, solo nos cruzamos con dos nativos, con uno de los cuales intentamos hablar para saber si íbamos bien y no fuimos capaces de entendernos.
Higashiyama Walking Course, abril 2017

Higashiyama Walking Course, abril 2017

El paseo desde luego es muy bonito y relajante, de lo mejor para empezar una mañana como la que teníamos, algo fresca pero muy soleada. Completamos el círculo y decidimos bajar al pueblo y empezar por el otro extremo ante la duda que el camino estuviera nevado y tuviéramos que retroceder. El caso es que donde se supone que empezaba el camino no lo veíamos. Y tampoco veíamos a ninguna persona! Estuvimos dando vueltas tontamente sin dar con él hasta que encontré una escalera que subía a un sendero impracticable pues estaba lleno de ramas y maleza probablemente por un temporal reciente.
Templo Soyuuji, Takayama abril 2017

Templo Soyuuji, Takayama abril 2017

Desistimos de recorrer el sendero y volvimos al centro urbano a ver las calles de la parte antigua de Takayama. Hasta ese momento nos sentíamos como los únicos turistas, la razón es que estaban todos en las calles viejas, al parecer a nadie le había dado por andar por el campo salvo a nosotros.
Arquitectura tradicional, Takayama, abril 2017

Arquitectura tradicional, Takayama, abril 2017

Las casas mantienen la estructura antigua, son del 1600-1800 y están muy bien conservadas. Por supuesto la mayoría son tiendas de artesanía o productos propios como el sake, restaurantes, museos, … pero hay alguna que parece un hogar.
Pagoda Hida Kokubunji, Takayama abril 2017

Pagoda Hida Kokubunji, Takayama abril 2017

El buey de Kobe tiene una merecida fama de carne espectacular pero sin duda la ternera de Hida es como poco igual de exquisita. Takayama está en la región donde se crían esas vacas así que está lleno de restaurantes donde la puedes comer. Buscamos uno que nos pareció adecuado y fuimos a por ella. No es una carne barata, tiene distintos niveles y grados para medir su calidad. Queríamos probar la mejor y siendo prudentes pedimos además una de menor calidad para completar. Acabamos pidiendo otra ración de la mejor. La hicimos en la barbacoa típica japonesa a la brasa vuelta y vuelta acompañada de verduras. Una maravilla.
Puente Nakabashi, Takayama, abril 2017

Puente Nakabashi, Takayama, abril 2017

Después de comer seguimos viendo la zona antigua, compramos alguna cosa y entramos en una degustación de sake pensando que era de misu :D. El sol iba bajando y un viento frio, que sonaba a despedida, corría por las calles. Takayama estaba ya vista. El billete de vuelta era a las 18:46 con llegada a las 22 a Kyoto …tarde para cenar. A las 16:30 salía otro, fuimos rápidos a la estación a ver si podíamos cambiar el billete y así fue. He de reconocer que Takayama tiene cosas bonitas pero el mejor recuerdo que me queda es la ternera de Hida. Lamentablemente me dediqué a comer y no tengo una buena foto de la carne pero creo que tardaré en olvidarme.
Tanuki, Takayama abril 2017

Tanuki, Takayama abril 2017