Archivo de la categoría: Paisajes

Paisajes

Inspira Zión.

Zion NP, junio 2016

Zion NP, junio 2016

El otro día tuve ocasión de tocar por unos minutos la superdotada Nikon D850. La primera impresión que tienes es que pesa, y no debe de pesar mucho más que la D200. Y lo que ya no es una impresión, si no una certeza, es que es cara. Por lo demás maravillosa, poderosa, versátil, pero desde luego no estoy en el momento vital de ir a por ella.
Repetición. ARCO Madrid 199x

Repetición. ARCO Madrid 199x

Últimamente carezco de inspiración. Prácticamente solo estoy haciendo fotos en los viajes y para viajar prefiero llevar poco peso. En los años 90 dejé de llevar en viajes la FM2 y la cambié por una Leica Mini, que aunque con menos control y menos posibilidades, hacía, yo con ella, unas fotos magníficas. La Leica Mini era lo que ahora denominamos una compacta. Pequeña, ligera. Pero a diferencia de ahora que las compactas suelen tener un sensor pequeño, a la Mini le ponías la misma calidad de película que a un SLR grande. La ventaja, tal vez la única, de la fotografía química sobre la digital, es que el soporte fotográfico, la película frente al sensor, podía ser el mismo para distintas cámaras independientemente de su tamaño. En cambio ahora cuando te compras una cámara te casas con un sensor, con sus pixeles, sus virtudes, sus defectos y su tamaño, que si importa para la calidad de la fotografía. Espero que se invente pronto el sensor intercambiable.

Hakone

Hakone abril 2017

Hakone abril 2017

El borrón en el viaje. La previsión nos daba chubascos ocasionales con mejoría notable a partir del mediodía. Íbamos con nuestro Hakone Free Pass y el tren Romancecar, todo bien organizado que lo habíamos reservado desde Madrid. Llegando a Hakone apareció la lluvia. Bueno pensábamos, será chubasco ocasional. Al llegar a la estación vimos un aviso que el teleférico y los barcos estaban cancelados por inclemencia meteorológica. Justamente dos de las atracciones de la excursión sobre todo el barco que cruza el lago desde el que se puede ver el monte Fuji
Barcos, Hakone, abril 2017

Barcos, Hakone, abril 2017

Empezamos el circuito tal cual debería ser pero sabiendo que el teleférico estaría inutilizado decidimos coger un autobús directamente hasta el embarcadero con la esperanza que el tiempo mejorara y los barcos salieran.
Lago Ashi, abril 2017

Lago Ashi, abril 2017

Vana esperanza. Cuando llegamos al embarcadero la lluvía era todavía más fuerte y con más viento. Todo un señor temporal. Nos metimos en la cafetería del embarcadero a esperar. Y esperamos, y leímos, y comimos muy bien por cierto, …, hasta que nos dijeron sutil y amablemente que iban a cerrar. Cogimos una autobús a ver desde otro punto el lago y no lo vimos de la niebla que había.
La bella durmiente, abril 2017

La bella durmiente, abril 2017

Volvimos a Hakone con la idea de volvernos a Tokio pero el billete no se podía cambiar, así que cogimos el trenecito de montaña de nuevo y hasta la última parada y vuelta para hacer tiempo. En ese tren iba una pareja de chica japonesa y chico occidental. El chaval como yo intentando hacer alguna foto a través de los cristales mojados y empañados, la chica dedicada al deporte nacional japones, dormir en los trenes. La retraté en su somnolencia. Volvimos a Tokio con una cierta amargura por el día poco aprovechado pero no podemos quejarnos: Salvo una tarde de lluvia en Kioto el tiempo nos había sido favorable siempre.

Fin de primavera (2017)

Inferiores, mayo 2017

Inferiores, mayo 2017

Se acabó la primavera el 21 de junio a las 6h 24m. Primavera astronómica porque la térmica acabó hace ya dos semanas con una aplastante subida de temperaturas más propia de mitad de julio que de mitad de junio. No recuerdo tantos “más de 35º” consecutivos a estas alturas de año. Ni en mi recuerdo ni en las estadísticas de la AEMET. Y no solo las máximas, también las temperaturas mínimas han estado muy por encima de la media.
Florecillas, junio 2017

Florecillas, junio 2017

He estado muy centrado los meses primaverales en contar y preparar las fotografías del viaje a Japón que parece que no he fotografiado nada más. Pero alguna foto, ciertamente pocas, si que he hecho. Cumpleaños familiares, puesta de sol, florecillas… lo de siempre. Pero además por trabajo tuve un viaje a Cuenca y aproveché para llevar la XT1 con el 12mm. No es una cámara de bolsillo pero se lleva bien en la maleta. Cuenca la conozco bien, a pesar de que hacía ya unos años que no pasaba, y tenía en mente alguna foto que pude hacer.
Catedral, Cuenca mayo 2017

Catedral, Cuenca mayo 2017

Y poco más. Esta primavera, para bien, la vida has seguido su curso sin novedades significativas.
Puente, Cuenca mayo 2017

Puente, Cuenca mayo 2017

Nikko

Puente Shinkyo, Nikko, abril 2017

Puente Shinkyo, Nikko, abril 2017

A Nikko se llega fácil desde Tokio, si bien si tienes el JR Pass y quieres llegar al mismo pueblo directamente debes pagar un suplemento. Una vez allí en el punto de información turística te organizan un recorrido en función de tu tren de vuelta y lo que quieres ver. Super organizados, te dan un plano con las paradas, números y horarios de los autobuses que tienes que coger que por supuesto no fallan. Optamos por ver el santuario sintoista Toshogu y el Lago Chuzenji.
Pagoda Toshogu Nikko abril 2017

Pagoda Toshogu Nikko abril 2017

Toshogu por su colorido es el más “chino” de los templos y santuarios que he visto en Japón. Tiene multitud de pinturas y tallas: Dragones, guerreros, elefantes … Y los famosos tres monos: El qeu no ve, el que no oye, el que no habla. Para mi toda una alegoría a la sumisión humana pero al parecer es por otra cosa pues les llaman los monos sabios, en vez de los monos dóciles.
Tres monos, Toshogu Nikko 2017

Tres monos, Toshogu Nikko 2017

Estando allí tuvimos oportunidad de ver un poco de ceremonia sintoista. Un grupo de lo que aparentaban altos ejecutivos de empresa, solo hombres, que accedieron a uno de los templos cerrados pero abierto por el lateral por lo que se les podía ver algo. Dando alas a la imaginación parecían el consejo de una gran compañía que atravesando un mal momento solo les queda rezar a los dioses para que les cambie la suerte. ¿Una subida en bolsa? ¿Una OPA hostil de la que defenderse? ¿Un inversor que les inyecte dinero para levantar la compañía? …
Ceremonia Nikko abril 2017

Ceremonia Nikko abril 2017

Visto Toshogu cogimos el autobús para subir al lago. La carretera se empina bastante para subir a la montaña. Al llegar arriba había bastante nieve. Además el día se había ido cubriendo y no había mucha gente. Resultaba un poco desangelado. Lo primero que fuimos es ir a ver la cascada Kegon, no tiene mucha agua pero es una gran caida. La cascada puedes verla desde arriba o cogiendo un ascensor (de pago) verla desde abajo.
Kegon, Nikko abril 2017

Kegon, Nikko abril 2017

Después de las cascadas fuimos a comer, en la calle principal que lleva de las cascadas al lago hay varios sitios, todos muy parecidos y ese día todos muy vacíos. Elegimos uno con pinta muy tradicional, no hablaban ingles pero para pedir un udon no hay mucha complicación máxime cuando tienes los platos pintados en plástico en la puerta. Fuimos los únicos clientes. Como siempre en Japón lo encontramos muy bueno.
Udon, Nikko abril 2017

Udon, Nikko abril 2017

La última actividad fue ir a ver el lago. Dimos un paseo por el borde pero una vez apreciadas las vistas no había mucho que se pudiera hacer, la mayor parte del camino estaba con nieve y no había un barquito que coger para navegar por el lago. Me recordaba un tanto a la sensación que tienes cuando en invierno vas a un sitio turístico de costa y está todo cerrado y sin ambiente.
Lago Chuzenji, Nikko abril 2017

Lago Chuzenji, Nikko abril 2017

La bajada al pueblo si que fue inyección de adrenalina. Cuando subes no lo aprecias tanto pero la bajada con el autobús lamiendo los quitamiedos en las curvas cerradas tiene su aquello sobre todo si vas en los asientos delanteros. Muy recomendable para los amantes de las atracciones vertiginosas.