Archivo de la etiqueta: Equipo fotográfico

Bilbao Finals 2018

Aprovechando la oportunidad de ver un partido de rugby de alto nivel, la final de la copa de europa de clubs, que se celebraba en Bilbao este fin de semana, hemos hecho un viaje donde aparte de ver Bilbao hemos estado en Urdaibai.

Touch, Bilbao mayo 2018

Touch, Bilbao mayo 2018

La final no fue un gran partido, fue una típica final en que la defensa prima sobre el ataque, pero emoción hubo hasta el último segundo. Jugaban Leinster (Dublín, Irlanda) contra Racing Metro 92 (Paris, Francia). A 10 minutos del final los franceses ganaban por 3 puntos, todos los puntos del partido fueron de golpes de castigo. A 2 del final los irlandeses estaban por delante 15-12. En el último segundo del partido un drop fallado de los franceses hubiera provocado la prorroga de haber sido bueno. La verdad es que para mi Racing jugó mejor. Lo pasamos bien y desde mi posición logré hacer algunas fotos, no muy malas, para el recuerdo.
Catedral, Burgos mayo 2018

Catedral, Burgos mayo 2018

El día de antes decidimos de camino dormir en Burgos. A parte de la catedral y alrededores del centro histórico no tiene mucho que ver pero tenía un ambientazo tremendo en viernes por la noche. El sábado por la mañan fuimos de visita al Guggenheim. El edificio es fantástico por fuera pero además el museo tiene cosas muy entretenidas de ver.
Guggenheim, Bilbao mayo 2018

Guggenheim, Bilbao mayo 2018

Para recordar la cena postpartido en “GOIZEKO IZARRA EL TXULETÓN DE BILBAO” 🙂 con una chuleta de impresión y las copas de Viña Alberdi. Acabamos la visita a Bilbao paseando el domingo por el casco viejo y de ahí a Mundaka, Urdaibai. Por cierto tan orgullosos son los vascos de ellos y lo suyo, en muchos casos con razón, no deberían estarlo tanto de la avaricia desmedida de los hoteleros vizcainos cuyos precios rebasaron con mucho la línea de la usura. A la hora de postrarse ante el vil metal son tan mortales y humanos como el resto de lugareños del planeta.
Casco viejo Bilbao mayo 2018

Casco viejo Bilbao mayo 2018

Urdaibai es muy bonito, los valles verdes entre las montañas igual de verdes y el mar entrando en la tierra … Tuvimos suerte con el tiempo, el domingo subimos y bajamos a San Juan de Gaztelugatxe entre dos tormentas que acabaron y empezaron, respectivamente y justamente, cuando llegamos y cuando nos fuimos. EL día siguiente fue un bonito día de primavera con sol y nubes, temperatura ideal para ver el bosque pintado de Oma y toda la zona de la ría.
Bosque pintado de Oma, mayo 2018

Bosque pintado de Oma, mayo 2018

En Mundaka estuvimos en unos apartamentos bonitos, nuevos y … a precio habitual. A la caída de las tardes paseamos por el pueblo a ver la famosa ola de Mundaka y los surfista. Muy relajante! Rematamos el viaje comiendo y comprando vino en Peñafiel. Un puente de San Isidro redondo.
Playa Laga y Cabo de Ogoño, mayo 2018

Playa Laga y Cabo de Ogoño, mayo 2018


PD1. La D810 llegó antes pero tarde para llevarla a este viaje. En cualquier caso es más de estudio que viajera. Todavía estoy haciéndome a ella.
PD2. A la vuelta decidí pasarme a fibra y he acabado en Movistar, el peor proveedor de telecomunicaciones que conozco, y con lo mismo que tenía, ADSL. En fin .. ya contaré la historia. Por esa razón últimamente el blog está disponible a ratos.

Cámara, ¿qué cámara?

Había pospuesto la compra de una nueva cámara para sustituir la D200 hasta tener tiempo e inspiración para fotografiar pero el viaje a Galicia, donde me encontré cómodo de nuevo con una DSLR y mi recién afición a imprimir y a tamaño grande, me volvió a remover la inquietud de una nueva cámara.

Formas marinas I, abril 2018

Formas marinas I, abril 2018

¿Qué cámara? A día de hoy si no fuera porque ya decidí que quería el formato completo de sensor (FX) la reciente D500 (sensor DX) estaría bien. “Nieta” de la D200 cumple en precio y prestaciones. Pero como queremos FX hay que mirar a otro lado. Hasta hace poco las opciones se limitaban a la D750 o la D810. La primera, bien de precio, razonable para aficionado avanzado, solo tiene una gran pega: El diseño del cuerpo es el diseño de las cámaras amateur. No hay AF-ON o bloqueo de la exposición, ni hay previsualización de profundidad de campo … Desde la FM2 he estado acostumbrado a esos controles directos y renunciar a ello cuando pagas lo que pagas no me parece. A cambio la D810 sí cumplía con ser un cuerpo profesional pero … mucho dinero.
Formas marinas II, abril 2018

Formas marinas II, abril 2018

Las cosas necesitan su tiempo para que sucedan, maduren, … y se alineen los astros. Y así ha sucedido hace una semana: A mi renovado interés ha sucedido que ha aparecido hace unos meses un nuevo modelo de cámara Nikon, la D850, que supera a la D810, no en algunas cosas por cierto, pero claro con un precio también superior. Esta aparición ha provocado una bajada de precio de la D810 y eso, unido a un descuento del 10% de un centro comercial, la han dejado en un coste que entra dentro de lo razonable, que no barato. Y no he dejado pasar la oportunidad.
Formas marinas III, abril 2018

Formas marinas III, abril 2018

Ahora solo queda esperar unas semanas para la entrega pero ¿qué es eso después de tardar años en decidirme?.

Inspira Zión.

Zion NP, junio 2016

Zion NP, junio 2016

El otro día tuve ocasión de tocar por unos minutos la superdotada Nikon D850. La primera impresión que tienes es que pesa, y no debe de pesar mucho más que la D200. Y lo que ya no es una impresión, si no una certeza, es que es cara. Por lo demás maravillosa, poderosa, versátil, pero desde luego no estoy en el momento vital de ir a por ella.
Repetición. ARCO Madrid 199x

Repetición. ARCO Madrid 199x

Últimamente carezco de inspiración. Prácticamente solo estoy haciendo fotos en los viajes y para viajar prefiero llevar poco peso. En los años 90 dejé de llevar en viajes la FM2 y la cambié por una Leica Mini, que aunque con menos control y menos posibilidades, hacía, yo con ella, unas fotos magníficas. La Leica Mini era lo que ahora denominamos una compacta. Pequeña, ligera. Pero a diferencia de ahora que las compactas suelen tener un sensor pequeño, a la Mini le ponías la misma calidad de película que a un SLR grande. La ventaja, tal vez la única, de la fotografía química sobre la digital, es que el soporte fotográfico, la película frente al sensor, podía ser el mismo para distintas cámaras independientemente de su tamaño. En cambio ahora cuando te compras una cámara te casas con un sensor, con sus pixeles, sus virtudes, sus defectos y su tamaño, que si importa para la calidad de la fotografía. Espero que se invente pronto el sensor intercambiable.

Verano 2016

Flor de desierto, agosto 2016

Flor de desierto, agosto 2016

Lo dejamos atrás y repasamos lo acontecido en la estación. Indudablemente lo más relevante y especial fue el viaje a Estados Unido, ya no vamos a hablar de ello, y el resto un poco “que pase el tiempo”. Mientras hemos estado en Madrid, hemos sobrevivido de lunes a viernes bajo el aire acondicionado y los fines de semana escape a Peralejos de las Truchas, a disfrutar de la magnífica temperatura de la casa. En agosto dos semanas de vacaciones y una tercera de trabajo pasadas en El Saler.
Ana y la luna, agosto 2016

Ana y la luna, agosto 2016

En cuanto al clima nos ha resultado un verano caluroso y seco. Siento que cada vez me gusta menos el calor. O tal vez sea que sí que hace cada vez más calor. En la web de El tiempo.es se pueden consultar datos históricos. Si comparamos el verano 2015 contra el 2016 en Madrid, vemos que en el año pasado hubo en julio las clásicas olas de calor pero a partir de agosto, con sus altibajos, fue un continúo descenso de temperatura. En 2016 con algún grado menos en julio pero a cambio la temperatura ha sido constante hasta finales de agosto ¡qué empieza a subir! A primeros de septiembre hemos tenido un inusitado máximo de temperatura del verano. Lo nunca visto o, mejor dicho, sufrido por mi. Peor es el dato de precipitaciones, en 2015 hasta 20 días con precipitación. En 2016 solo uno.
Estrella del desierto, agosto 2016

Estrella del desierto, agosto 2016

Hablando de fotografía todo el esfuerzo ha sido en revelar, tratar y exhibir fotos del viaje. Tanto ha sido así que no me he preocupado de hacer más fotos. Tenía el propósito en los días de vacaciones en EL Saler de seguir practicando y aprendiendo retratos y fotografía nocturna. Pero le dediqué poco tiempo y además fallé estrepitosamente en mis planteamientos y preparativos. Un día que decidí hacer foto nocturna había luna llena y nubes. Entonces pensé en hacer fotos combinando luz natural y flash y me encontré un flash sin pilas y el otro sin el cable de conexión. Lo de las pilas tenía arreglo, lo del cable no, así que adiós prácticas de retrato. Lo único destacable: Las fotografías a una preciosa flor de cactus. Flor de un día, como tantas cosas en la vida.