Semana 3 de confinamiento

Maspalomas, Gran Canaria, enero 2013

Maspalomas, Gran Canaria, enero 2013

Bueno! Llevamos tres y no vamos a hacer adivinanzas de cuántas más. Al día. La semana ha pasado rápida, con mucho trabajo. Y está resultando como esperaba, nos vamos acomodando a la situación y ya hay pocos momentos «de lo que teníamos y de lo que hubiéramos tenido». Te vas olvidando, vas asumiendo, a pesar de que hay circunstancias difíciles de olvidar como que de no haber sucedido la pandemia, estaríamos ahora de viaje de Semana Santa. Fuera! ahora hay que pensar en otros cosas.
Obra parada, abril 2020

Obra parada, #desdemiventana, abril 2020

La semana empezó con tiempo bastante invernal, con frio, incluso llegó a nevar en Madrid, sin cuajar como es la norma. Al final ha ido mejorando un poco y hemos vuelto a tomar el sol. Igual que el tiempo, mi dolor de muelas ha evolucionado de peor a mejor y llevo un par de días que no me molesta. Uff, menos mal… hay que ver como en momentos inoportunos lo que se puede complicar un pequeño detalle para pasar a ser un gran detalle.
Garmayen autorretrato, abril 2020

Garmayen autorretrato, abril 2020

Otra cosa que me tenía preocupado la semana pasada eran los suministros de alimentación, había desaparecido un pedido. La desaparición consistía en que no llegó el día previsto y no había forma de contactar por teléfono ni contestaban a los correos. Dos días después de repente llaman a la puerta y es el pedido. Ya habíamos hecho otro, luego vamos a repetir de algunas cosas. Pero nos lo vamos a comer todo, seguro, y más vale que sobre que no que falte. Además que siempre que pides por Internet cuando te lo entregan hay cosas que faltan.
Aplausos 20:00, #desdemiventana, abril 2020

Aplausos 20:00, #desdemiventana, abril 2020

Esta semana, ya pasada, han reforzado las medidas de confinamiento: solo se puede salir a trabajar si lo haces en una actividad esencial. Claro que actividad esencial hay muchas .. pero por ejemplo la obra del estadio de fútbol que hay enfrente de mi casa la han parado. A mi me parecía una barbaridad que estuvieran trabajando a partir de las medidas de alarma del 14 de marzo. Todos los días a las 20 horas salimos a aplaudir. Es un gesto, pero los gestos son importantes. También sirve de entretenimiento y referencia a Garnavmi.
Amanece en las Teton, junio 2016

Amanece en las Teton, junio 2016

El tiempo pasa y corre a nuestro favor. Si pensamos en el intervalo típico de tiempo de un contagio, de 5 a 7 días, atrás queda el viaje a Noruega, las ‘semana de gloria’, la del 1 al 8 de marzo cuando el desastre estaba y no eramos conscientes, o inconscientes en algún caso, la semana siguiente de inquietud y la primera de confinamiento. Es decir que un contagio ya sería dentro de casa, y con las precauciones tomadas, el riesgo es muy bajo. Pero no hay que bajar la guardia. La enfermedad habrá que pasarla pero cuanto más tarde mejor. Cuando haya menos confusión y más información.
Garnavmi, abril 2020

Garnavmi, abril 2020

Las fotos que acompañan al texto, salvo tres obvias, son de esta semana que he estado un poco más activo. Los dos retratos, bueno retrato y autorretrato, están hechos experimentando con la luz. La de Garnavmi está capturada con la abundante luz natural de la terraza donde hacemos deporte, sin ningún tipo de modificador. La mía con flash y paraguas translucido y un reflector que como no tenía como sujetarlo, tengo mis dudas si ha influido algo. Seguiremos probando luces. Por cierto he hecho trampas y me he aplicado un poco de filtro suavizador de piel :D. En las dos el fondo es mejorable, otra cosa a estudiar.
Atardecer en Monument Valley, junio 2016

Atardecer en Monument Valley, junio 2016

Las fotos anacrónicas son consecuencia del repaso que voy dando por directorios del disco duro para limpiar de fotos que no es necesario tener en linea. He tenido ganas de poner espacios abiertos.