Escocia 2019 (III) Saint Andrews y Perthshire

Catedral Saint Andrews, septiembre 2019

Catedral Saint Andrews, septiembre 2019

Nuestra primera parada del viaje fue la elegante ciudad de St. Andrews. Con un día esplendido y soleado visitamos lo que queda de la catedral derruida. Tuvo que ser una construcción majestuosa. La ciudad es muy bonita con sus calles de casas de piedra y con el mar de fondo. También tiene un castillo, también derruido. Dado que en la familia hay aficionados visitamos el Old Course considerado el primer campo de golf del mundo.
Saint Andrews, septiembre 2019

Saint Andrews, septiembre 2019

Desde Saint Andrews salimos camino a Pilotchry, cruzando la región de Perthshire, con dos paradas: El palacio de Scone y el pueblo de Dunkeld. El palacio de Scone está ubicado donde se coronaban a los reyes de Escocia antiguamente. El palacio actual es de principios del siglo XIX y contiene objetos históricos de la noble familia escocesa Murray, Condes de Mansfield. Es bonito de ver (muy para turistas americanos) pero no te dejan hacer fotografías :E. Destaca un un cuadro donde hay dos jóvenes retratadas
Palacio de Scone, septiembre 2019

Palacio de Scone, septiembre 2019

Es la historía más llamativa de esa familia: Uno de ellos, oficial de marina, trajo al palacio una hija de color llamada Dido Belle reconociéndola todos sus derechos. En plena época esclavista tuvo una gran repercusión en su entorno. La verdad es que el padre dejó el problema de integrarla a sus tíos que la criaron junto una prima (blanca) también abandonada por su padre.Sobre esta historia se hizo una película, en 2013, con título «Belle».
Laberinto Scone, septiembre 2019

Laberinto Scone, septiembre 2019

El palacio tiene unos jardines muy bonitos, con unas flores impresionantes y sobre todo un laberinto donde te pierdes y te empieza a entrar el agobio de si no vas a poder salir. Nosotros después de un primer intento hicimos trampa 😉
Dunkeld, septiembre 2019

Dunkeld, septiembre 2019

La última parada antes de llegar a nuestro lugar de dormir fue Dunkeld un pequeño pueblo a orillas del Tay que tiene una bonita catedral pero a la que llegamos cuando ya estaba cerrada. Pudimos solo verla por fuera y gran parte de la catedral está derruida por las guerras religiosas y otra parte en obras.
Viejo cartel, Dunkeld, septiembre 2019

Viejo cartel, Dunkeld, septiembre 2019

Llegamos a Pilotchry a nuestro hotel justo a la, nublada, puesta de sol.Al día siguiente amaneció con niebla. Pero tuvimos suerte que a la largo de la mañana se fue disipando quedando una mañana soleada. Día de visitar lagos: Tay Tummel y Rannoch. También pasamos por Aberfeldy, nada interesante y el Castillo Menzies por fuera.
Loch Tay, septiembre 2019

Loch Tay, septiembre 2019

El primer lago fue el Tay, donde me di un buen golpe en las costillas al tropezar con una rama. La niebla iba levantando lo que provocaba un juego de luces curioso sobre el lago. Vimos que había un paseo en barca y con la mañana soleada era un buen plan, pero no había sitio pues se reservaba en linea en la web… una pena pero más apenados parecían los marineros que se disculparon por no disponer se sito mil veces y nos daban alternativas para volver por la tarde u otro día peor nosotros teniamos que seguir camino. Decidimos ir a comer a Aberfeldy pero no encontramos ningún sitio que merecería la pena y nos fuimos al Queen’s View del lago Tummel. Dicen que el paisaje más fotografiado de Escocia. Yo también, claro.
Loch Tummel, Queen's View septiembre 2019

Loch Tummel, Queen’s View septiembre 2019

Al mediodía el cielo se había cubierto mucho pero sin lluvia por suerte. Pasamos la tarde haciendo fotos en Loch Rannon, esperando sin éxito un cambio en el cielo. Deseaba un cielo con nubes y claros para hacer un reflejo bonito pero el cielo era el que era.
Loch Rannon, septiembre 2019

Loch Rannon, septiembre 2019

Descartada una puesta de sol, volvimos a Pilotchry para cenar pronto. Ya hablaremos de alojamientos y comidas.