Estocolmo

Stortorget, Gamla Stan, julio 2018

Stortorget, Gamla Stan, julio 2018

No era la primera vez que pisábamos Suecia pero la anterior vez no salimos de las estaciones de trenes por el temporal que había en el exterior. Estocolmo es una ciudad bonita, apacible, tranquila, limpia, limpia … por proximidad geográfica y social recuerda a Copenhague pero más grande. Y con mucho turismo por ser puerto de cruceros. El tiempo magnífico, como una primavera madrileña pero al borde del mar.
Fotografiska, julio 2018

Fotografiska, julio 2018


Realmente lo que visitamos, pateamos a base de bien, fue el centro histórico. Esa es la visión de Estocolmo que nos llevamos, la del turista, no tuvimos oportunidad de salir algo más y percibir la vida cotidiana de los residentes como hicimos en Copenhague. Llegamos en sábado al mediodía, localizar el hotel e ir a comer. Cerca del hotel teníamos el Kungsträdgården, un parque con restaurantes muy agradable para comer y con una bandada enorme de cuervos que te amenizan la comida y sobremesa. Ese sábado el equipo de fútbol de Suecia jugaba los cuartos de final del campeonato del mundo contra Inglaterra a las 16:00 así que había mucha gente vestida con camisetas amarillas, el color de su selección nacional. Gente que desapareció de las calles y se concentraron en bares para ver el partido.
Af Chapman, julio 2018

Af Chapman, julio 2018

Nosotros a lo nuestro y de una tacada nos vimos Gamla Stan, el casco histórico, y Katarina-Sofia barrio de moda para jóvenes, seguramente con buenos recursos económicos. A pesar de que tienen muchas obras en marcha, que afean las fotografías, las casas de Estocolmo, sean del siglo XVI o del XX, están en perfecto estado de conservación.
Mientras tanto el equipo de fútbol sueco perdía y al acabar el partido se volvieron a llenar las calles. No sé que hubiera pasado de haber ganado, tal vez veríamos borrachos rodar por el suelo pero lo que vimos fue todo civismo … y limpieza. Gran diferencia con España que en cuanto hay concentración de masas, y más si se trata de fútbol, hay concentración de basura.
Vista desde el Ayuntamiento, julio 2018

Vista desde el Ayuntamiento, julio 2018

El día, que había salido con muchas nubes, nos regaló una puesta de sol espectacular y eterna. A estas alturas del año, allí, la luz no se va del todo, noche casi no hay. Paseamos por el borde del mar aunque no tienes mucha sensación de ello, el puzzle de islas hace que tengas más sensación de rio, lago y canales que de Mar Báltico.

Maria hissen, Estocolmo, julio 2018

Maria hissen, Estocolmo, julio 2018

El domingo nos fuimos a subir a la torre del ayuntamiento. Desde allí se tienen buenas vistas. Ese día fue caluroso así que buscamos las sombras y tomamos un barquito en las horas álgidas de sol. Pasamos un buen rato en la isla Djurgården, observando aves principalmente las ocas que acosan a los que pretenden merendar en el parque. Enfrente del museo Vasa hay dos barcos que se pueden visitar por dentro gratuitamente: Un rompehielos y un barco faro.

Barco faro, Estocolmo, julio 2018

Barco faro, Estocolmo, julio 2018

Visitamos ambos, muy entretenidos de ver sobre todo el rompehielos que puedes bajar hasta las profundidades del cuarto de máquinas. Para finalizar el día fuimos al mirador de Monteliusvägen pero la puesta de sol ya no fue tan espectacular como la del sábado.

El avión de vuelta despegaba a media tarde así que teníamos la mañana y el mediodía del lunes para ver los últimos puntos de interés que teníamos marcados: Las tiendas de ropa y material de senderismo, el mercado Hötorgshallen, la comercial Calle Drottning y por supuesto el metro. Las tiendas bien, y el metro genial, estuvimos en 4 estaciones e hice un montón de fotos con los motivos artísticos. Lástima que el nivel lumínico es muy bajo.

Metro Estocolmo, julio 2018

Metro Estocolmo, julio 2018

La calle comercial y el mercado nada especial. Bueno, si. Para lo caro que está tomarte una copa de vino en los restaurantes, mínimo 10€ y de vinos desconocidos, en el mercado hay una tienda de vinos que los precios, al menos de los vinos españoles que conocía, son muy ajustados. Si hablamos de restauración encontramos Estocolmo caro. Como siempre comimos la comida local y encontramos mucha variedad: ensaladas con arenque, salmón o carne de reno y patatas en salsa cremosa. Suecia está haciendo lo imposible por acabar con el dinero físico. Puedes pagar con tarjeta en cualquier sitio cualquier cantidad y en algunos sitio exclusivamente con tarjeta.
Cash free, julio 2018

Cash free, julio 2018