Takayama

Esperaba algo más de Takayama. Cuando leí y vi sobre Takayama me vino el recuerdo de HoiAn, en Vietnam, una pequeña ciudad que mantiene el sabor antiguo y tradicional. Y así es, Takayama es ciudad pequeña en las montañas y que le queda lo antiguo y tradicional pero con menos sabor que la vietnamita.

Takyama, abril 2017

Takyama, abril 2017

Takayama está a algo más de 3 horas de Kioto en tren. Lo habitual es pasar una noche allí y hacerlo en un ryokan con onsen pero a nosotros nos echaba atrás el ir con las maletas así que nos decidimos hacerlo en el día a pesar del tiempo que consumes en la ida y vuelta.
Mercado Takayama, abril 2017

Mercado Takayama, abril 2017

Llegamos sobre las 11 y lo primero que hicimos fue acercarnos al mercado que sabíamos que cerraba pronto. Cuando llegamos ciertamente no habían muchos puestos pero creo que en cualquier caso no es un gran mercado, nada que ver con el de HoiAn y no vamos a comparar las dos ciudades más. Siguiendo con el plan previsto del mercado fuimos a recorrer el camino de Higashiyama empezando por el círculo del Shiroyama Park. El caso es que el camino estaba parcialmente nevado y no veíamos a ningún turista, solo nos cruzamos con dos nativos, con uno de los cuales intentamos hablar para saber si íbamos bien y no fuimos capaces de entendernos.
Higashiyama Walking Course, abril 2017

Higashiyama Walking Course, abril 2017

El paseo desde luego es muy bonito y relajante, de lo mejor para empezar una mañana como la que teníamos, algo fresca pero muy soleada. Completamos el círculo y decidimos bajar al pueblo y empezar por el otro extremo ante la duda que el camino estuviera nevado y tuviéramos que retroceder. El caso es que donde se supone que empezaba el camino no lo veíamos. Y tampoco veíamos a ninguna persona! Estuvimos dando vueltas tontamente sin dar con él hasta que encontré una escalera que subía a un sendero impracticable pues estaba lleno de ramas y maleza probablemente por un temporal reciente.
Templo Soyuuji, Takayama abril 2017

Templo Soyuuji, Takayama abril 2017

Desistimos de recorrer el sendero y volvimos al centro urbano a ver las calles de la parte antigua de Takayama. Hasta ese momento nos sentíamos como los únicos turistas, la razón es que estaban todos en las calles viejas, al parecer a nadie le había dado por andar por el campo salvo a nosotros.
Arquitectura tradicional, Takayama, abril 2017

Arquitectura tradicional, Takayama, abril 2017

Las casas mantienen la estructura antigua, son del 1600-1800 y están muy bien conservadas. Por supuesto la mayoría son tiendas de artesanía o productos propios como el sake, restaurantes, museos, … pero hay alguna que parece un hogar.
Pagoda Hida Kokubunji, Takayama abril 2017

Pagoda Hida Kokubunji, Takayama abril 2017

El buey de Kobe tiene una merecida fama de carne espectacular pero sin duda la ternera de Hida es como poco igual de exquisita. Takayama está en la región donde se crían esas vacas así que está lleno de restaurantes donde la puedes comer. Buscamos uno que nos pareció adecuado y fuimos a por ella. No es una carne barata, tiene distintos niveles y grados para medir su calidad. Queríamos probar la mejor y siendo prudentes pedimos además una de menor calidad para completar. Acabamos pidiendo otra ración de la mejor. La hicimos en la barbacoa típica japonesa a la brasa vuelta y vuelta acompañada de verduras. Una maravilla.
Puente Nakabashi, Takayama, abril 2017

Puente Nakabashi, Takayama, abril 2017

Después de comer seguimos viendo la zona antigua, compramos alguna cosa y entramos en una degustación de sake pensando que era de misu :D. El sol iba bajando y un viento frio, que sonaba a despedida, corría por las calles. Takayama estaba ya vista. El billete de vuelta era a las 18:46 con llegada a las 22 a Kyoto …tarde para cenar. A las 16:30 salía otro, fuimos rápidos a la estación a ver si podíamos cambiar el billete y así fue. He de reconocer que Takayama tiene cosas bonitas pero el mejor recuerdo que me queda es la ternera de Hida. Lamentablemente me dediqué a comer y no tengo una buena foto de la carne pero creo que tardaré en olvidarme.
Tanuki, Takayama abril 2017

Tanuki, Takayama abril 2017