Vearaneo 2019

Conchas, agosto 2019

Conchas, agosto 2019

Se acabó. Dos semanas de «no preocupaciones» tan necesarias para la salud. Sin meterme presión con realizar «un proyecto fotográfico» pretencioso he sacado la cámara, poco, pero la he sacado. La mayor parte del tiempo fotográfico lo he dedicado a las aves del lago.
Parotet roig, sobre verde, agosto 2019

Parotet roig, sobre verde, agosto 2019

Pero no todo fueron pájaros. Un día que fui al lago y no estaban los flamencos seguí mi paseo en bici por los caminos de la Devesa y en uno de ellos vi a unas cuantas parotets roigo (libélulas rojas) pululando por las plantas. Dejo la bici, cambio el objetivo y con paciencia me acerco. Para estar tiradas a pulso, me parece que están muy bien.
Parotet roig, sobre gris, agosto 2019

Parotet roig, sobre gris, agosto 2019

La primavera ha sido muy seca y a consecuencia de ello, las plantas de mi terraza han tenido poca floración. Por tener algo de color compré una planta con florecitas y le hice una foto. Otros años hay más oferta vegetal. Tampoco he dedicado mucho tiempo a bodegones. Un día me puse a recoger conchas bonitas en la playa y luego las fotografíe haciendo composiciones que tampoco me convencieron mucho.
Florecilla, agosto 2019

Florecilla, agosto 2019

Tampoco hay retratos ni autorretrato este año. Si hay foto familiar claro. Y tras el paso de una tormenta no dejé pasar la oportunidad de una puesta de sol con carácter en el embarcadero del Pujol de L’Albufera.
L'Albufera, agosto 2019

L’Albufera, agosto 2019

Todavía quedan unos días de verano y un viaje antes de dar por inaugurado «curso 2019 – 2020»