Cruzando el mar

Mar, julio 2015

Mar, julio 2015

He estado en un crucero por primera vez, si no contamos el de Ha Long y el del Nilo, muy diferentes. Nunca me habia atraido pues no me parece forma de viajar.
Marsella, julio 2015

Marsella, julio 2015

Y sigo pensando que no es forma de hacer turismo. Pero no voy a decir que no ha estado bien, una semana de desconexión del trabajo es impagable.
Génova, julio 2015

Génova, julio 2015

El barco es un edificio de 16 plantas. Con 1.300 trabajadores y 3.700 clientes es mas un hotel de vacaciones que otra cosa. Con un Mediterráneo en calma apenas notas la vibración de los motores como único movimiento.
Roma, julio 2015

Roma, julio 2015

Tanta gente hace complicado que estes cómodo en muchos momentos: el buffet de comida la guerra para pillar mesa, las piscinas petadas, los ascensores a la hora de la cena imposibles, cenas que son interminables.
Palermo, julio 2015

Palermo, julio 2015

Pero a parte de estas inconveniencias por la excesiva magnitud de gente y barco esta limpio y cuidado. Es un buen plan para familias con niños pequeños. Un hotel con sus distintas actividades pero viendo el mar.
Cagliari, julio 2015

Cagliari, julio 2015

Eso es un placer, las vistas. Marsella, Génova, Roma, Palermo, Cagliari y Palma de Mallorca, las puedes ver ligeramente en las horas que te dejan. Rozando los cuarenta grados de este mes de julio de 2015, hemos pateado en la medida de lo posible.
Palma, julio 2015

Palma, julio 2015