Archivo de la etiqueta: Equipo fotográfico

Inspira Zión.

Zion NP, junio 2016

Zion NP, junio 2016

El otro día tuve ocasión de tocar por unos minutos la superdotada Nikon D850. La primera impresión que tienes es que pesa, y no debe de pesar mucho más que la D200. Y lo que ya no es una impresión, si no una certeza, es que es cara. Por lo demás maravillosa, poderosa, versátil, pero desde luego no estoy en el momento vital de ir a por ella.
Repetición. ARCO Madrid 199x

Repetición. ARCO Madrid 199x

Últimamente carezco de inspiración. Prácticamente solo estoy haciendo fotos en los viajes y para viajar prefiero llevar poco peso. En los años 90 dejé de llevar en viajes la FM2 y la cambié por una Leica Mini, que aunque con menos control y menos posibilidades, hacía, yo con ella, unas fotos magníficas. La Leica Mini era lo que ahora denominamos una compacta. Pequeña, ligera. Pero a diferencia de ahora que las compactas suelen tener un sensor pequeño, a la Mini le ponías la misma calidad de película que a un SLR grande. La ventaja, tal vez la única, de la fotografía química sobre la digital, es que el soporte fotográfico, la película frente al sensor, podía ser el mismo para distintas cámaras independientemente de su tamaño. En cambio ahora cuando te compras una cámara te casas con un sensor, con sus pixeles, sus virtudes, sus defectos y su tamaño, que si importa para la calidad de la fotografía. Espero que se invente pronto el sensor intercambiable.

Verano 2016

Flor de desierto, agosto 2016

Flor de desierto, agosto 2016

Lo dejamos atrás y repasamos lo acontecido en la estación. Indudablemente lo más relevante y especial fue el viaje a Estados Unido, ya no vamos a hablar de ello, y el resto un poco “que pase el tiempo”. Mientras hemos estado en Madrid, hemos sobrevivido de lunes a viernes bajo el aire acondicionado y los fines de semana escape a Peralejos de las Truchas, a disfrutar de la magnífica temperatura de la casa. En agosto dos semanas de vacaciones y una tercera de trabajo pasadas en El Saler.
Ana y la luna, agosto 2016

Ana y la luna, agosto 2016

En cuanto al clima nos ha resultado un verano caluroso y seco. Siento que cada vez me gusta menos el calor. O tal vez sea que sí que hace cada vez más calor. En la web de El tiempo.es se pueden consultar datos históricos. Si comparamos el verano 2015 contra el 2016 en Madrid, vemos que en el año pasado hubo en julio las clásicas olas de calor pero a partir de agosto, con sus altibajos, fue un continúo descenso de temperatura. En 2016 con algún grado menos en julio pero a cambio la temperatura ha sido constante hasta finales de agosto ¡qué empieza a subir! A primeros de septiembre hemos tenido un inusitado máximo de temperatura del verano. Lo nunca visto o, mejor dicho, sufrido por mi. Peor es el dato de precipitaciones, en 2015 hasta 20 días con precipitación. En 2016 solo uno.
Estrella del desierto, agosto 2016

Estrella del desierto, agosto 2016

Hablando de fotografía todo el esfuerzo ha sido en revelar, tratar y exhibir fotos del viaje. Tanto ha sido así que no me he preocupado de hacer más fotos. Tenía el propósito en los días de vacaciones en EL Saler de seguir practicando y aprendiendo retratos y fotografía nocturna. Pero le dediqué poco tiempo y además fallé estrepitosamente en mis planteamientos y preparativos. Un día que decidí hacer foto nocturna había luna llena y nubes. Entonces pensé en hacer fotos combinando luz natural y flash y me encontré un flash sin pilas y el otro sin el cable de conexión. Lo de las pilas tenía arreglo, lo del cable no, así que adiós prácticas de retrato. Lo único destacable: Las fotografías a una preciosa flor de cactus. Flor de un día, como tantas cosas en la vida.

Equipo fotográfico USA 2016

La colonia 2016 (35mm), Las Vegas julio 2016

La colonia 2016 (35mm), Las Vegas julio 2016

Para acabar de contar el viaje que menos, en un diario supuestamente fotográfico, que hablar del equipo con el que están hechas las fotos. Desde el viaje a Egipto en enero de 2015 llevo en los viajes la Fujifilm X-T1 con el objetivo 18-135. Comprada justamente para viajar es un combinación que me resulta muy apropiada equilibrando peso, tamaño, prestaciones y calidad. En este viaje además, dado que disponía espacio y no incrementaban en exceso el peso me he llevado el 35 f1.4 y el 12 f2. Ambos dos pequeños de tamaño y grandes de calidad.
Sinuos (18-135mm), Antelope Canyon junio 2016

Sinuos (18-135mm), Antelope Canyon junio 2016

Pero cuando vas por primera vez a un sitio, al menos yo, no arriesgas: A la hora de la verdad el 90% de las fotos están hechas con el zoom. El 12 lo usé en paisajes a los que volvía por segunda vez o en los que tuve tiempo para analizar la escena como los amaneceres en Grand Teton. El 35, pensado para situaciones de poca luz, casi no salio de la mochila, solo en el paseo por Las Vegas y no encontré mucha inspiración. El equipo se completa con un trípode Benro C1682TB0 también pensado para viaje, este más viejo, lo tengo desde el 2012. Por supuesto este hizo su papel en atardeceres y amaneceres y sobre todo, fundamental, en el Cañón del Antílope.
Mitten (12mm) Monument Valley junio 2016

Mitten (12mm) Monument Valley junio 2016

Iba a hablar también de técnica, la técnica fotográfica que aplico a mis fotografías, pero he visto que me iba a alargar demasiado y mejor lo dejo para otra ocasión.

12 mm

APS-C, 18mm equivalente en 35 (FF), es la distancia focal del nuevo objetivo para la Fujifilm X-T1, el Samyang 12 mm f/2.

Samyang 12 visto desde el Samyang 12, marzo 2016

Samyang 12 visto desde el Samyang 12, marzo 2016

Había oído y leído buenas críticas sobre su calidad óptica y lo tenía apuntado en una “lista de deseos”. Una oportuna rebaja a 300 euros (bueno, 327) me terminó de decidir. El precio es asequible, claro que se trata de un objetivo que solo tiene lentes y el anillo de aberturas, no hay electrónica. Pero son buenos los cristales y mejor pagar cristales que accesorios no siempre útiles.
12 mm, Madrid febrero 2016

12 mm, Madrid febrero 2016

La distancia focal de 12 es la más gran angular que he tenido nunca. Hasta ahora eran los 18 (27 equivalente) de los “todo terreno” 18-135 Fuji y 18-200 Nikon. Tiene un angulo de visión de casi 100 grados, y se aprecia! Las distorsiones son grandes en cuanto te alejas del eje horizontal o vertical. Si no quieres distorsiones no puedes picar ni torcer la cámara. Pero eso no es siempre malo. Te abre todo un mundo creativo el poder jugar con esas distorsiones y hacer perspectivas diferentes.
Giulia and Mom, Madrid febrero 2016

Giulia and Mom, Madrid febrero 2016

El Samgyan al no tener contactos electrónicos no te permite usarlo con autofoco, eso que me daba un poco de miedo antes de comprarlo dado que mi vista ahora no es precisamente perfecta, no es una gran inconveniente con la X-T1. Primero porque por la pequeña distancia focal del objetivo, haciendo uso de la hiperfocal, este tiene mucha profundidad de campo, y segundo porque el visor electrónico de la X-T1 tiene una ayuda al enfoque muy útil consistente en marcar en rojo el contorno de los objetos enfocados. Aún así he logrado hacer fotos desenfocadas 😀
Fantástico Miguel pateando a palos, Madrid marzo de 2016

Fantástico Miguel pateando a palos, Madrid marzo de 2016

Otra de las consecuencias de no tener contactos electrónicas es que no hay comunicación entre objetivo y cámara. Por ello solo puede dispararse en modo manual (M) y prioridad a la apertura (A) que es lo que suelo usar en el 90% de mis fotos, no es problema. Lo que si fastidia un poco es que te quedas sin el dato de la apertura utilizada en los datos exif.
108, Madrid febrero 2016

108, Madrid febrero 2016

Soy muy vago y no lo he sacado a pasear a algún sitio con glamour donde hacer fotos con interés, solo me ha acompañado en ratos de mi vida diaria y ordinaria. No le he sacado gran partido pero creo que va a dar mucho en paisajes, arquitectura y nocturnas (estrellas, mi asignatura pendiente). Esta Semana Santa lo vamos a ver.
Huida de los chinches, febrero 2016

Huida de los chinches, febrero 2016

Mi sistema X-T1 tiene ahora el 18-135, el 35 y el 12. Pienso que la X-T1 es un cámara para objetivos fijos por su tamaño, eso es lo que le hace ser competitiva: Un equipo ligero de alto rendimiento y prestaciones. El límite lo pongo en el 18-135, adecuado para viajes por su versatilidad. Un objetivo más grande o pesado desentona.